20 de Mayo de 2024 •

9:28

Buenos Aires, AR
9°
algo de nubes
78% humidity
wind: 3m/s NE
H 9 • L 7
14°
Mon
13°
Tue
15°
Wed
15°
Thu
12°
Fri
Weather from OpenWeatherMap
TW IG FB

21 de septiembre 2023

Lucia Aisicoff

LO QUE QUEDA

Tiempo de lectura: 3 minutos

Como si se hubieran despertado en la sala de cine equivocada, en el macrismo todavía tratan de entender qué película miran. Algunos se ilusionan con que al final aparecerá la mujer que los salva, una sorpresa para justificar las horas perdidas. Pero no quedan superhéroes en Juntos por el Cambio. Es probable que Patricia, Horacio, Lilita y los radicales sean espectadores pasivos de la historia que conduce a lo que Hernán Lombardi llamó “el infierno”: un ballotage entre Massa y Milei. Porque las encuestas y el sentido común la ubican a Bullrich tercera lejos. Y aunque el Gobierno se esfuerza en mantener el suspenso con la devaluación y el 12% de inflación mensual, hoy eso le da más chances a Milei de ganar en octubre que votos a la ex ministra.

Cerca de Patricia algunos se ilusionan porque la última semana “volvió a ser ella”. La vieron en el barrio chaqueño de Emerenciano Sena cuando se cruzó con militantes del sindicalista acusado de femicidio que le dijeron que “también” es una asesina, chicaneándola con Santiago Maldonado. Bullrich no se detuvo, les gritó que se callen y que Maldonado se ahogó. Un gesto de autenticidad que la sacó por un rato de la larretización forzosa que le licúa apoyos desde la noche del 13 de agosto. Por eso la mesa chica le aconseja que no se salga del discurso sobre “exterminar” al kirchnerismo, el lugar en el que se mueve más cómoda. El problema de Patricia es que no cambió ella sino el país, y ser la enemiga de Cristina ya no parece suficiente cuando en la tele y en terapia nadie habla de la vice sino de Milei.

"El problema de Patricia es que no cambió ella sino el país, y ser la enemiga de Cristina ya no parece suficiente cuando en la tele y en terapia nadie habla de la vice sino de Milei."

Compartir:

“Hay que sostener a Bullrich para que no se siga cayendo”, se escucha en charlas peronistas que se olvidan que hasta ahora les salió pésimo el control de daños. La ex ministra no está dispuesta a derrumbarse y hacer presidente a Milei en un mes, por eso viaja por el país levantando heridos en su Patoneta, una combi ploteada para copiar la estrategia de cercanía con la que fracasó Macri en 2019. La situación ahora es peor: el ex presidente no suma y no hay efecto de Melconian llorando en la tele que la mueva del tercer puesto. Cualquier gesto exagerado de Patricia parece poco si se lo compara con Milei revoleando una motosierra con Carolina Píparo al lado. Se lo anticipó hasta Durán Barba: va a quedar afuera del ballotage por culpa de la época y de una campaña “masoquista” en la que sólo ofreció ajuste.

Las heridas abiertas en Juntos por el Cambio se vieron esta semana en el Congreso cuando Emiliano Yacobitti acordó con Massa para tratar Ganancias. “El populismo es muy contagioso”, los retó Macri. El grueso de Juntos por el Cambio se sostuvo unido señalando el pacto entre el oficialismo, la izquierda y los libertarios, aunque la pregunta es hasta cuándo será más fuerte el espanto.

"¿Qué le queda a Massa si llega? Tentar a los larretistas y pactar con los radicales. No le alcanzará con viralizar videos en los que Milei los acusa de zurdos colectivistas, deberá hacerles lugar en su gabinete de unidad nacional."

Compartir:

¿Qué le queda a Massa si llega? Tentar a los larretistas y pactar con los radicales. No le alcanzará con viralizar videos en los que Milei los acusa de zurdos colectivistas, deberá hacerles lugar en su gabinete de unidad nacional. Lotear ministerios para la dirigencia y explotar la culpa a los votantes que defienden cosas como la educación pública, aunque sean poquitos. Parece difícil, porque la mayoría opositora está dispuesta a saltar al vacío aunque ahora diga lo contrario. Muchos asumen que el bloque se partirá después del 10 de diciembre, por eso la última acción que coordinen juntos podría ser votar a Milei. El acto patriótico final de una coalición que se descompone, caminando sin agarrarse de las manos, derecho hacia su propio infierno.

Bancate este proyecto¡Ayudanos con tu aporte!

SUSCRIBIRME