22 de Abril de 2024 •

7:45

Ashburn
53°
algo de nubes
53% humidity
wind: 6m/s SE
H 57 • L 46
58°
Tue
59°
Wed
47°
Thu
53°
Fri
58°
Sat
Weather from OpenWeatherMap
TW IG FB

02 de noviembre 2023

Lucía Aisicoff

LA FUERZA DE OJOS DE CIELO

Tiempo de lectura: 4 minutos

El circo de freaks de Milei quedó desplazado por el regreso de Macri. Dejamos atrás los berrinches adolescentes de Lilia Lemoine y las travesuras de Ramiro Marra para ver al expresidente intervenir la campaña libertaria. Después de hundir uno por uno a los emergentes del PRO, el Killer rescató a Milei, que andaba confundido en la tele. Le ofreció estructura, profesionales y relleno, a cambio de quedar al mando. Lo más importante es que lo acercó a los votantes de Bullrich que planificaban tomarse el fin de semana largo para no cargar con el peso de apoyar a un candidato solitario y un gobierno de final incierto.

La sangría en las fuerzas del cielo arrancó dos días después de la elección general, cuando Luis Barrionuevo abandonó a Milei por un tema ético: ¿cómo podría quedarse cuando lo vio pactar con la casta macrista? Los libertarios lo trataron de mentiroso recordándole que prometió 200 mil fiscales y sólo mandó viandas. Pero el daño ya estaba hecho: Barrionuevo se llevó sus micros, sus patovas y algunos dicen que también a Fátima Florez. Él fue quien le consiguió novia a Milei, porque conoce a la actriz desde hace años por sus participaciones en el Hotel Sasso que los gastronómicos tienen en Mar del Plata. La lista de desertores después de Barrionuevo se infló con legisladores, diputados, senadores y concejales.

El rol de Macri en un gobierno libertario está en suspenso. No se conformará con ser un faro moral como Elisa Carrió ni escribirá cartas para vetar leyes como Cristina Kirchner. Macri rechazó poner la cara, pero quiere los laureles

Compartir:

Los chicos libertarios andan desanimados en Twitter, donde canalizan la bronca de saber que si gana Milei no serán los protagonistas del estallido sino, con un poco de suerte, empleados de los CEO de camisas celestes que prometen volver sin frenos. En lugar de explotar el Banco Central, los fans de Bertie Benegas Lynch deberán conformarse con cumplir las metas y desafíos de Federico Sturzenegger resaltadas en un Powerpoint en colores pastel. El descontento escala con Carlos Rodríguez, hasta ahora jefe de asesores económicos, que se quejó en Twitter de que hace meses le pusieron un bozal. “Carlos, los trapitos se lavan en casa”, le aconsejó un usuario, y él respondió: “Ya es tarde querido, no hay casa”. Victoria Villarruel también quedó homeless. Venía a instaurar la memoria completa y copar con milicos el esquema de seguridad, ahora sufre la ocupación de Patricia Bullrich, que se convirtió en la nueva mentora del área después de los abrazos con Javier en la tele. Patricia pasó de ser candidata presidencial a analista política: lanza encuestas en Instagram para chequear a cuántos de sus seguidores les faltó nafta y después va al pase de Joni Viale con Viviana Canosa en La Nación + para adivinar cuándo explotará todo.

Milei compartió el miércoles un video de TikTok en el que está sentado adelante de una biblioteca vacía, con sus anteojos de siempre y una camperita deportiva con el cuello levantado. Le preguntan sobre la campaña del miedo de Massa y él lee una respuesta bullrichizada, en tono y contenido. Se traba, entrecorta oraciones y mete pausas en lugares extraños. Dice que la educación seguirá siendo pública, pero sin Baradel, que también habrá salud pública sin vacunación vip, y que seguirán los planes hasta que logre transformarlos en empleo formal. “Viva la libertad, carajo”, cierra bajito, monocorde. Milei obedeció, sigue al pie de la letra la estrategia de Macri. La disconformidad de los suyos se ve en el intento de rebelión, reapareció Diana Mondino para defender la creación de un “mercado” de órganos; desde el búnker de campaña prometen bloquear a todo lo que desvíe el eje oficial. 

El descontento escala con Carlos Rodríguez, hasta ahora jefe de asesores económicos, que se quejó en Twitter de que hace meses le pusieron un bozal. “Carlos, los trapitos se lavan en casa”, le aconsejó un usuario, y él respondió: “Ya es tarde querido, no hay casa”

Compartir:

El Pacto de Acassuso escurrió las distracciones. Quedó lo sólido, Milei con su psiquis en tela de juicio y Macri como su respaldo político, asumiéndose como el padre de la criatura libertaria. “Sí, señor presidente”, respondió Milei cuando recibió el llamado de Macri para pedirle que dejara todo y fuera rápido a verlo. Milei agarró a Karina y se fueron juntos del búnker del Hotel Libertador hasta lo de Macri, a quien ninguno tutea. El expresidente entendió rápido que había que guionar a Milei para tener chances contra Massa en el ballotage. Si su empujón no alcanza, los libertarios se preparan para su toma del Capitolio. Ya empezaron a poner en duda la legitimidad de los resultados de octubre, con mesas aisladas en las que los libertarios sacaron cero votos, para demostrar que le robaron a Milei. “Microfraude”, lo bautizó Majul.

El rol de Macri en un gobierno libertario está en suspenso. No se conformará con ser un faro moral como Elisa Carrió ni escribirá cartas para vetar leyes como Cristina Kirchner. Macri rechazó poner la cara, pero quiere los laureles. Y Alberto ya demostró que la figura presidencial puede ser decorativa, reducida a tareas protocolares y fotos en el exterior. Cree que lo puede condicionar, aunque hasta ahora Milei no se resistió a nada. Entendió que Macri era su única salvación, mientras que el expresidente encontró en él lo que no tendría con Larreta o Bullrich, la oportunidad de volver al mando.

Bancate este proyecto¡Ayudanos con tu aporte!

SUSCRIBIRME