29 de Febrero de 2024 •

21:18

Ashburn
53°
algo de nubes
53% humidity
wind: 6m/s SE
H 57 • L 46
58°
Tue
59°
Wed
47°
Thu
53°
Fri
58°
Sat
Weather from OpenWeatherMap
TW IG FB

16 de diciembre 2023

Juan Di Loreto

EL DÍA DESPUÉS DE MAÑANA

Tiempo de lectura: 4 minutos

1

“Yo nunca pierdo, siempre soy oficialista”, me dice un funcionario de carrera de un organismo importante de Nación. Entró en los años del último período de Cristina, pasó el macrismo “haciendo lo que hay que hacer” y el tiempo de Alberto fue una plancha, como todo el mandato, nadie sabía a dónde se iba. Con el comienzo de la era libertaria, el funcionario espera también acomodarse.

El único tema es que todavía no apareció nadie del nuevo gobierno. “Pero bueno, acá estamos preparándonos para ser oficialistas, pero lo que no tenemos es un interlocutor. Todavía no hay designaciones y nadie se presentó”.

No queda otra que esperar, al fin y al cabo, en el infinito todos somos sobrevivientes. 

2

Las fiestas están encima. ¿Será ése diciembre tan anticipado? Qué semanita de transición. Lo nuevo ya llegó pero lo viejo tarda en desarmarse. Salvo en los lugares críticos, después nadie sabe nada muy concreto. Hasta en las góndolas se ve. Vas al Carrefour Express y te encontrás una yerba de “Precios Justos”, el programa que congelaba parcialmente precios de productos. Lo agarrás con cierta incredulidad. Chequeás el precio y vas a la caja casi como un triunfador. “Estoy pagando a precio viejo”, te decís. Y sí, te sentís el Messi de las finanzas.

En el éter todos decimos que hay que vivir con lo nuestro, no aceptar subsidios y jamás haber sido corrupto. En abstracto, eh

Compartir:

Hoy habla el ministro. La calle es como que no se entera entre el movimiento y el calor pegajoso. Cada uno en la suya. Ya está, el fin de semana me la jugué y me llevé todo lo que pude del supermercado. Pero el detrás de escena de la economía real está expectante y sin precio. De una casa grande de sanitarios caen los mensajes antes de los anuncios:

“Estimados! Estamos a la espera del anuncio de las medidas económicas. En virtud que las mismas, según trascendidos, tendrán un fuerte impacto sobre el costo de nuestros insumos, hemos decido suspender preventivamente la venta. Los mantendremos informados”.

Llegan las medidas y la devaluación. El ajuste es tan grande que tienen que grabar el mensaje dos o tres veces. Es un mensaje breve, tan breve que preocupa.

Todo es muy acelerado. Al otro día comienzan a llegar listas a todo el país. Un veterinario del Sur recibe datos alarmantes: el fabricante del antiparasitario prevé una suba del 70%. No hay plata. Bah, hay pero se destruye con los aumentos. Massazo, Caputazo… el nombre designa el lado ideológico. Se vienen tiempos de austeridad. Es casi imposible no pensar todo el tiempo en precios de la economía. La gran duda es si es sólo esta vez o esto es el inicio del fin.

Ya es tarde a la noche. Llega un mail largo a un corralón del interior bonaerense. Diego, el dueño, que está acostumbrado a los incrementos de precios, ve números que le llaman la atención. Hay muchos aumentos del 20% y otros del 100 y del 110%, de empresas que ya venían ajustando. “No debería haber tanto aumento, porque las empresas ya trabajaban con un dólar de 750, mínimo. Esto es una avivada”. 

3

La sociedad, se ha instalado, legitimó el ajuste. Pero se pensaba en un ajuste en abstracto. En el éter todos decimos que hay que vivir con lo nuestro, no aceptar subsidios y jamás haber sido corrupto. En abstracto, eh.

Pasó una semana del nuevo Gobierno y no sabemos bien todavía con qué se come. Siempre hay que ver qué hace un gobierno, más que lo que dice (si bien decir es hacer ). La devaluación es lo único que sucedió junto con el feroz traslado a precios. El resto no está claro. Hay mucha ansiedad por criticar las medidas por parte de la oposición o sobre reaccionar contra lo que no ocurrió o cosas sin importancia. El tema son los precios: el retorno de lo reprimido. Tienen una autonomía que asusta.

Los ministros son fusibles, como la clase media que siempre pone el lomo para el garrotazo. Si no vas a emitir ni te prestan de algún lado hay que sacar plata. Spoiler: de todos nosotros

Compartir:

Eso sí, de compensaciones (sueldos) nadie dice nada por el momento. Tampoco si se congelará alguna variable luego de la actualización. Falta ver la coordinación entre todo el esquema que tienen armado. Sin eso, puede pasar lo que a Macri: sujetaban la actividad con recesión, pero te subían los combustibles. El peor de los mundos.

Por otro lado hay una tesis que puede ser atendible: Milei, como Menem, no dijo TODO lo que iba a hacer. Hay giros todo el tiempo. El campo fue una de las víctimas inesperadas junto con la industria que exporta. Las bases del campo ya están en alerta y saben que la devaluación no compensa la suba generalizada de costos. Como dijo el analista Salvador Distefano: “Estos pibes nunca pisaron un campo”.

Ser candidato y opositor es ser platónico, vivir en el mundo de las ideas. No se tiene carnadura. Gobernar es ser aristotélico: las cosas mismas, aquí abajo, lo concreto. Recordemos que el presidente es un jugador hábil en lo táctico: metió retenciones a todo, por ejemplo, cuando siempre deploró los impuestos; jugó a dos bandas con Massa y Macri y ahí está en el sillón de Rivadavia; hasta los medios públicos seguirán ahí por el momento. Después, metió un Rodrigazo (Celestino siempre se llevará el premio al nombre de una actualización brutal de precios) y todos los golpes los absorbe Caputo, como debe ser en un gobierno. Los ministros son fusibles, como la clase media que siempre pone el lomo para el garrotazo. Si no vas a emitir ni te prestan de algún lado hay que sacar plata. Spoiler: de todos nosotros.

Milei será lo que haga de su gobierno, no con lo que dijo antes. ¿O alguien recuerda al Menem anterior a 1990 pre convertibilidad? No hay mucho más que decir. Con la plata ya es tarde para hacer cualquier cosa. El golpe ya ocurrió. Lo peor es que el shock no funcione. Ahí pasaremos a otro nivel de problemas. El ajuste ya está sobre la espalda de todos en una época muy sensible del año y, casi como un homenaje al Ministro de Economía, nos espera la navidad de Luis.

Bancate este proyecto¡Ayudanos con tu aporte!

SUSCRIBIRME