24 de Abril de 2024 •

15:29

Buenos Aires, AR
16°
cielo claro
39% humidity
wind: 0m/s SE
H 16 • L 16
16°
Wed
17°
Thu
18°
Fri
17°
Sat
17°
Sun
Weather from OpenWeatherMap
TW IG FB

05 de octubre 2023

Lucía Aisicoff

LA JULIETA

Tiempo de lectura: 4 minutos

Hay mujeres que se acercan a los políticos para conquistarlos primero y extorsionarlos después. No actúan solas, son parte de una estructura. Chicas playboy plantadas por los servicios de inteligencia para atrapar a hombres del poder y llevarlos al límite: les exigen plata o información bajo el apriete de exponerlos si no cooperan. El ex jefe de la SIDE menemista, Juan Bautista “Tata” Yofre, reveló que les dicen Las Julietas y que ese mecanismo podría estar detrás del escándalo de Martín Insaurralde con Sofía Clerici.

Las Julietas son mujeres del verano, que saltan de playa en playa, pasean en yates y se hospedan en hoteles de lujo. Romina Manguel contó acá que tienen un código para mostrar su pertenencia: se sacan fotos en piscinas espectaculares, montadas en un inflable de cisne. Posar sensuales sobre el animal de hule las identifica como parte del círculo. Sergio Massa se refirió a Clerici sin eufemismos: “Esta chica ya tiene un antecedente”. Fingió no recordar con quién, pero hablaba de Daniel Scioli. Son muchos los hombres de la política que pescan en el mismo reservorio.

Todavía en shock, en el peronismo creen que a Insaurralde lo operaron, aunque con la verdad. Es la frase que repiten cada vez que los sacude algún terremoto con timing fenomenal que no pueden desmentir, como la fiesta de Alberto y Fabiola en Olivos. Nadie puso en duda que las imágenes de Clerici fueran reales, aunque dejaron trascender que algunas tienen dos años. Insaurralde no lo va a decir, porque expondría su traición a Jésica Cirio y porque hacerlo no lo eximiría de nada de lo que lo acusan. Hay teorías: la cuenta de Instagram Gossipeame indicó que el video en el que se los ve teniendo sexo es de 2021, porque en ese momento la modelo tenía el pelo colorado. Después se tiñó de negro como se la ve en el resto de las fotos, así que la conclusión es que el amorío arrancó hace rato.

Sergio Massa se refirió a Clerici sin eufemismos: “Esta chica ya tiene un antecedente”. Fingió no recordar con quién, pero hablaba de Daniel Scioli. Son muchos los hombres de la política que pescan en el mismo reservorio

Compartir:

Hasta ahora el impacto fue menor al esperado, porque parecía que se iba a comer el debate de candidatos presidenciales y no lo hizo. Muchos dirigentes no reaccionaron con la misma indignación que les producen temas menores, en una defensa corporativa que se hizo notar. ¿Lo cubre el sistema político -su casta- o la solidaridad de género? Las que insistieron en el debate fueron las mujeres: Patricia Bullrich, que patinó cuando dijo el nombre del lomense, y Myriam Bregman, que tuvo más eco cuando llamó “gatito mimoso” a Milei. El libertario no dijo ni una palabra. Casta, casta, casta, pero ni una sola reflexión sobre el exhibicionismo de las prácticas que tanto critica. Hubo un triunfo de Massa porque salió entero. Con su bronceado a lo Kennedy, un bronceado de ganador, fue preparado para resistir los golpes y casi no le hizo falta.

Marcelo Tinelli apareció en el estacionamiento de América TV seguido por las cámaras y se paró frente a una Coupé negra que parecía gris por la cantidad de mugre. “¿Podés bajar un poco el vidrio? No te veo”, le habló a la ventana. Enseguida se asomaron los ojos celestes de Milei, que se resistió a mostrar su cara entera y le dijo que estaba ahí solamente para buscar a su novia, Fátima Florez. Milei se convirtió en el centro de atención, algo que no logró en el debate. Su auto roñoso fue el antagonista perfecto de las vacaciones de lujo de Insaurralde en Marbella. Después del ida y vuelta con Tinelli circuló un video más incómodo, en el que se lo vio charlar con Fátima adentro del auto mientras los periodistas se les iban encima: “Fátima, ¿piquito?”, “¡Comele la boca!”, “Qué mala que es, Fátima sabe lo que queremos, cómo nos histeriquea”. Milei y su novia se fueron sin darse un solo beso.

Insaurralde dio un salto al vacío después de años de construcción política. Massa dijo que fue un error grave y que pagó con su renuncia. Le pega de cerca porque comparten algo más que un espacio político. Tienen el ADN de la “generación intermedia” que precalentó en los años de oro del kirchnerismo para gobernar la Argentina. Dirigentes peronistas poco dogmáticos, cancheros, amigos de empresarios, cercanos a los dueños de medios, de bajas calorías ideológicas como alguna vez los describió Martín Rodríguez. Los que hicieron su bandera de gobernar con el sentido común y el deseo de normalidad. Una parte de esa ilusión terminó de quebrarse con el escándalo de Insaurralde. Axel Kicillof también puede salir golpeado. Su estética y su ética lo alejan del arquetipo, pero el gobernador acató la intervención de Cristina y sostuvo a Insaurralde como pieza clave del gabinete. Hace poco le pidió al peronismo nuevas canciones, un mínimo esbozo de rebeldía que enfureció a La Cámpora. Ahora, como reacción a la crisis, decidió exagerar disolviendo la Jefatura. Seguro Máximo Kirchner no valora su gesto de venganza.

Las que insistieron en el debate fueron las mujeres: Patricia Bullrich, que patinó cuando dijo el nombre del lomense, y Myriam Bregman, que tuvo más eco cuando llamó “gatito mimoso” a Milei. El libertario no dijo ni una palabra. Casta, casta, casta, pero ni una sola reflexión sobre el exhibicionismo de las prácticas que tanto critica

Compartir:

Muchos le echaron la culpa a Clerici. Un poco lo insinuó Massa cuando dijo que ya tenía “un antecedente”. Pero el problema no es La Julieta sino los lujos millonarios, cómo hacía para sostener ese nivel de vida. Algunos ni siquiera se lo preguntan porque es un mundo que conocen bien. Creen que su error fue caer en la tentación, descuidarse, dejarse operar. Pero por más apuro que tengan en clausurarlo, el tema recién empieza. La dimensión del daño todavía es incierta, habrá que analizar su impacto electoral. Mientras se multiplican las denuncias por enriquecimiento ilícito, se comprobará si de verdad Insaurralde ya pagó o si va pagar todo el espacio político.

Bancate este proyecto¡Ayudanos con tu aporte!

SUSCRIBIRME