12 de Abril de 2024 •

22:30

Ashburn
53°
algo de nubes
53% humidity
wind: 6m/s SE
H 57 • L 46
58°
Tue
59°
Wed
47°
Thu
53°
Fri
58°
Sat
Weather from OpenWeatherMap
TW IG FB

03 de agosto 2023

Lucía Aisicoff

EL NUEVO ORDEN DE PATRICIA

Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Alguien sobra en la Argentina? En los últimos días circuló un video en el que se ve a Patricia Bullrich con un grupo de militantes jóvenes. Ellos de camisa o saco abierto, ellas con vestido sobrio y blazer. Todos miran a cámara y cantan al ritmo de Sobreviviendo de Víctor Heredia: para que construyamos una Argentina, en la que estemos todos menos Cristina. Son como adolescentes que cruzan un límite en su viaje de egresados, pero siguen agitando porque saben que igual no pasa nada, que sólo se están divirtiendo. Patricia es la coordinadora que mueve los hombros y se ríe también. La cruzó Wado de Pedro diciéndole que en este país hay lugar para todos, incluso para ella. La respuesta de Bullrich fue que Cristina debería estar presa. Lo que queda claro es que para muchos militantes de Patricia acá no entran todos, en la Argentina con la que fantasean sobra el kirchnerismo.

Bullrich prometió en La Nación + que si gana la elección va a entrar con una cámara al Banco Central para mostrar a corazón abierto cómo está el país. “Pero no están las reservas ahí”, la quiso corregir un columnista. Ella no registró el tono y siguió diciendo que claro que no están porque no hay más, porque ahora son negativas. Hasta Javier Milei se burló de que Patricia imaginara que en el Banco Central podría haber dólares apilados en una bóveda. Los hombres de Bullrich la defendieron diciendo que todo fue una “escenificación” para captar la atención de la gente. Su asesor económico, Luciano Laspina, ironizó sobre la “literalidad” con la que evalúan a Patricia: “Si me escuchan decir ‘vamos a derrotar la inflación’, no deberían interpretar que sugiero bajar los precios con tanques y balas. O ‘el dólar hoy se fue a las nubes’, que el viento se llevó un billete verde”.

Patricia empezó a modificar al PRO desde adentro, hay algo de la esencia del espacio que ya quedó atrás. Los globos, Obama, las redes, la cultura de la empresa, las camisas celestes, los bailes con Tan Biónica al palo, la autoayuda new age, el voluntariado. Un viejo orden que se disolvió

Compartir:

La imagen de Bullrich irrumpiendo en el Banco Central acaparó la atención y generó conversaciones, aunque eso no necesariamente indique que la candidata se fortalezca con los memes y las críticas. No es la primera vez que la literalidad de Patricia dispara debates sobre su falta de consistencia para abordar algunos temas. Le pasó hace una semana cuando habló de salir del cepo con más plata del FMI: ofreció un blindaje y le tiraron con el 2001. “Patricia es su propia jefa de campaña”, dicen desde su mesa chica para explicar que muchas veces no pueden controlarla, ella se expresa sola.

El spot de “si no es todo, es nada” también abre discusiones. ¿Qué es “todo” para Patricia? ¿Qué hará a la hora de gobernar? ¿Cuál de todas las que fue será la que desembarque en la Rosada si gana la elección? Después grabó otro spot en el que enumera todos los nombres con los que no va a dialogar: aparecen sindicalistas, políticos del kirchnerismo y otros dirigentes a los que describe como narcos, mafias, corruptos y gerentes de la pobreza. Al final avisa: “No hay posibilidad de proponer una negociación con quienes están al margen de la ley”.

Mauricio Macri también gobernó pensando que había sectores que sobraban y los descartó de la negociación. Hoy muchos macristas dolidos con que no pudieron ir “por todo” mencionan que las piedras que los manifestantes tiraron al Congreso el día de la votación de la reforma previsional fueron el verdadero freno al cambio. De llegar a la Rosada, ¿cuál la piedra angular de Bullrich? ¿Cuál será la medida fundacional con la que muestre el carácter de su gobierno?

Hasta Javier Milei se burló de que Patricia imaginara que en el Banco Central podría haber dólares apilados en una bóveda. Los hombres de Bullrich la defendieron diciendo que todo fue una “escenificación” para captar la atención de la gente

Compartir:

El nuevo orden que propone Patricia ya tuvo un impacto en el PRO. Muchos macristas temen que si le toca gobernar a Horacio Rodríguez Larreta el partido pierda peso, porque no se va a recostar en él sino en una estructura más amplia garantizada por un sistema de alianzas diferente. Pero Patricia empezó a modificar al PRO desde adentro, hay algo de la esencia del espacio que ya quedó atrás. Los globos, Obama, las redes, la cultura de la empresa, las camisas celestes, los bailes con Tan Biónica al palo, la autoayuda new age, el voluntariado. Un viejo orden que se disolvió mientras Marcos Peña y Duran Barba miran desde un segundo plano a Patricia vender algo distinto. No es solo un salto estético el que propone Patricia, se trata de otro discurso que aleja a esa fuerza de aquellos jóvenes que “se metían en política”, daban el salto desde el sector privado a dar una mano. Patricia es tradición, dejó atrás el discurso antipolítico en pos de una identidad más seria y austera, tan lejos de la estética de Google como de los bombos peronistas.  

Los zigzagueos en la carrera de Bullrich podrían ser un indicio de que de si llega a la presidencia sorprenderá con un nuevo cambio. Patricia no es una novata, es planta permanente de la política. Y el antiperonismo en el PRO es un relato que todavía funciona, pero no resiste el menor análisis si se miran las listas nacionales, llenas de peronistas que los acompañan en todos lados. Acaso haya algo en el ADN peronista de Bullrich que la lleve a negociar con los que hoy denigra, empujada por la necesidad y el espanto a la amplia zona de grises a la que no puede entrar en campaña. Pero si la Bullrich presidenta se aferrara al discurso de la candidata, seguramente se quedará más cerca de la nada que del todo.

Bancate este proyecto¡Ayudanos con tu aporte!

SUSCRIBIRME