29 de Febrero de 2024 •

22:42

Ashburn
53°
algo de nubes
53% humidity
wind: 6m/s SE
H 57 • L 46
58°
Tue
59°
Wed
47°
Thu
53°
Fri
58°
Sat
Weather from OpenWeatherMap
TW IG FB

11 de enero 2024

Lucia Aisicoff

DESCONEXIÓN

Tiempo de lectura: 3 minutos

Milei cambió de rumbo el último viernes, cuando salía del Hotel Libertador con destino a la Rosada pero en el camino le avisaron que había un “tema” con sus perros y se desvió a Benavídez, sin pisar la Casa de Gobierno en todo el día. La agenda del Presidente es resbaladiza, porque algunas cosas las define sobre la marcha y otras se las dice sólo a su hermana, hasta que se hacen públicas. Los voceros de los distintos ministros se quejaron varias veces de que la información les llega tarde. Lo mismo les pasó a los diputados y senadores, que se desayunaron el decretazo y la ley ómnibus sin conocer ni siquiera la letra grande.

Durante la campaña se habló de la relación ambigua de Javier y Karina, también del padre golpeador y el bullying en el aula, pero nada de eso hizo mella en Milei, que siguió sonriente con la canción del león y los insultos contra la casta. Las cosas cambiaron desde que es presidente, porque ahora estalla cada vez que dicen alguna pavada sobre su vida personal. El último arranque de ira le agarró cuando la periodista Silvia Mercado avisó que sus perros ya se habían mudado a Olivos. Milei la acusó de “mentirosa serial” e hizo que la desmienta su vocero Manuel Adorni. El secretario de Medios, Eduardo Serenellini, aprovechó la crisis para puentearlo y llamó a una reunión con los jefes de prensa de todas las áreas, exponiendo el desorden del área de comunicación, alborotada entre funcionarios que renuncian y las macanas del “niño” Iñaki.

" Las cosas cambiaron desde que es presidente, porque ahora estalla cada vez que dicen alguna pavada sobre su vida personal. El último arranque de ira le agarró cuando la periodista Silvia Mercado habló de sus perros"

Compartir:

El problema de Milei es más grande y tiene que ver con que hasta ahora no logra armar equipos sólidos para gobernar. Se apoya en tres personas: su hermana Karina, su asesor Santiago Caputo y el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, que conforman una mesa chica atípica, porque no se juntan y se recelan; todos reportan de modo directo a Milei.

Victoria Villarruel fue de las pocas en comprender la necesidad de generar acuerdos. Demostró su habilidad al quebrar la mayoría kirchnerista para designar autoridades en el Senado. Durante la campaña muchos la veían con sed de poder, pero desde que asumió como vice se mueve cauta, exagerando su rol institucional. Por eso llamó la atención el descuido de los últimos días, cuando compartió la nota del Financial Times que aludía a su proyecto político personal, describiéndola “preparada para lo que sea”. Victoria eliminó la publicación, pero un solo tuit alcanzó para demostrar que su ambición sigue intacta. Villarruel niega haber visitado a Macri en el country Cumelén de Villa La Angostura el último viernes y dice que no hablan desde noviembre. Pero circulan versiones, apoyadas en un supuesto interés compartido: recuperar el protagonismo que perdieron cuando Milei los corrió del corazón del poder. A ella ni siquiera le dio el despacho que le había prometido en Casa de Gobierno.

"El problema de Milei es más grande y tiene que ver con que hasta ahora no logra armar equipos sólidos. Se apoya en tres personas que conforman una mesa chica atípica, porque no se juntan y se recelan; todos reportan de modo directo"

Compartir:

No hay equipo y se siente también en el Congreso. Lo padecen los gobernadores, que sólo tienen un diálogo fluido con Guillermo Francos, al que Milei le recortó poder dejándolo sin fondos. Los gremios no saben ni con quién sentarse a negociar. La desconexión se vive en todas las áreas de la Rosada, mientras que la oposición tampoco se ordena entre el peronismo huérfano y una dirigencia mareada. Axel Kicillof amaga con arrancar, pero tiene trabas en la propia interna y se le vienen tiempos difíciles en la Provincia con los recortes de Nación. Algunos opositores ya se mueven cómodos con el fervor de la resistencia y viralizan videos en los que se plantan a los gritos contra algún oficialista que les recorta el micrófono, con frases que no hieren a nadie y al día siguiente se convierten en remeras. Milei avanza apurado, sin amagar con abrir el diálogo; se mueve con el frente desunido y el silencio sugestivo de los que esperan el recambio para salir a jugar su nuevo tiempo.

Bancate este proyecto¡Ayudanos con tu aporte!

SUSCRIBIRME