24 de Julio de 2024 •

8:34

Ashburn
53°
algo de nubes
53% humidity
wind: 6m/s SE
H 57 • L 46
58°
Tue
59°
Wed
47°
Thu
53°
Fri
58°
Sat
Weather from OpenWeatherMap
TW IG FB

25 de agosto 2023

Martín Plot

MICRO Y MACRO (NOTAS SOBRE LAS PASO)

Tiempo de lectura: 6 minutos

Seré conciso, casi sistemático. “Bulleteado”, como le gusta decir a Milei. Desarrollaré cuatro puntos, subdivididos a su vez en tres dimensiones cada uno, metódicamente separadas. En esos cuatro puntos iré de lo micro (lo específicamente electoral) a lo macro (el conflicto más general de horizontes políticos) y de lo prospectivo (qué puede llegar a ocurrir) a lo retrospectivo (qué nos condujo a esta encrucijada).

Micro y prospectivo:

1) Milei puede ganar en primera vuelta, porque muchos pueden no haberlo votado en las PASO por una imaginada inviabilidad; porque Bullrich puede no ser capaz de retener algunos votos de Larreta y tampoco lograr crecer por otros lados; y porque Massa puede confirmar la (mi) hipótesis de que es el candidato con el piso y el techo más cercanos de los tres, el más estancado en ambas direcciones.

2) Milei puede ganar el ballotage contra Massa, pero perder contra Bullrich, por la sencilla razón de que en la segunda vuelta muchos votantes de UP se inclinarían por ella, mientras que los de JxC no lo harían, en su mayoría, por Massa.

3) Ergo, no me imagino ningún escenario en el que pueda ganar Massa. Aunque en unos segundos también plantearé las condiciones generales que podrían darse para cambiar ese estado de cosas.

Micro y retrospectivo:

1) Las PASO sorprendieron y no sorprendieron a la vez. Por un lado, sorprendieron porque mostraron una reversión de la versión dominante en las fuerzas que más radicalmente cuestionan al régimen vigente: Milei superó a Bullrich y se posicionó como el “revolucionario” con más chances de ganar. Pero las PASO no sorprendieron en absoluto en cuanto al número obtenido por la sumatoria de ambas candidaturas, cercano al 50% (60% si sumáramos el voto de Larreta, porque, según algunos, “eran lo mismo…”) Pero lo que no sorprendió es lo que resulta más relevante, si lo que queremos es evaluar la posibilidad de frenar una reforma revolucionaria de la sociedad en la dirección de un cambio drástico en la relación Estado, mercados, sociedad: hoy existe una mayoría disponible para llevar adelante tal reforma.

Milei está teniendo éxito también porque muestra coraje en la acción, porque de tan temerario actúa sin miedo (no hace falta ser temerario para no tener miedo, pero en su caso van de la mano) y porque al actuar sin miedo habla “diferente” en un contexto en que los vocabularios ya disponibles se muestran agotados

Compartir:

2) Las PASO tampoco sorprendieron en lo bajo del porcentaje obtenido por UP. Eso, como decía en referencia al aspecto prospectivo, es quizás lo más estable de la situación (pero que puede modificarse “gracias” a la crisis introducida por la amenaza Milei: solamente por eso, y solamente si Massa muestra un cambio profundo en el tipo de alianza política que ofrece encabezar ante la sociedad). El elefante en la habitación que muchos no veían, y que por eso se muestran hoy sorprendidos, es el nivel de rechazo social a todo aquello que representa hoy Massa. Esta es la razón general de la conclusión prospectiva ya enunciada: me cuesta ver un escenario en el que Massa pueda ganar, con 50% de la sociedad habiendo votado a una oposición dura, “revolucionaria”, y solamente 30% habiendo votado “enfermeros”[1].

3) Sí sorprendió el casi insignificante desempeño de Larreta. Sorprendió porque, como la victoria de Milei, no la vimos venir; pero, también como en el caso de Milei, no porque en la cuestión más general esto no confirme lo dicho en el punto anterior: la sociedad votó revolucionarios mucho más que enfermeros.

Macro y prospectivo:

1) Si durante estos dos meses no se producen cambios significativos en la lógica del debate político, con desplazamientos profundos de los ejes que dominaron la escena en los últimos 10 años, el camino hacia la consolidación de un nuevo régimen político hegemonizado por el horizonte de una reforma profunda de la relación Estado, mercado, sociedad es inevitable. Como también será inevitable que sean nuevos actores los que dominen la escena (no solo Milei sino también Benegas Lynch, Villarruel, y hasta los sobrevivientes del plantel menemista que está reincorporando LLA al debate político, además de Macri y Bullrich, como los actores “no tan nuevos…”).

2) Pero el “si” del punto anterior no es una cuestión menor: Milei no está teniendo éxito solamente porque es parte de una ola global o porque los trabajadores precarizados ya no tengan miedo a perder derechos sociales que nunca tuvieron (vacaciones pagas, aguinaldo, obra social, etc.). Milei está teniendo éxito también porque muestra coraje en la acción[2], porque de tan temerario actúa sin miedo (no hace falta ser temerario para no tener miedo, pero en su caso van de la mano) y porque al actuar sin miedo habla “diferente” en un contexto en que los vocabularios ya disponibles se muestran agotados[3]. Esta dinámica, que tomando palabras de Richard Rorty yo llamo de “poetas vigorosos”, Pablo Semán asocia también, con sutileza, a la de los chamanes estudiados por Levi Strauss.[4] Entonces, es claro que el “si” mencionado se refiere al resto de los actores políticos, no a Milei: si ninguno de ellos actúa con coraje, rompiendo con la camisa de fuerza discursiva que dominó el debate en los últimos 10 años, Milei será el próximo presidente, en gran medida por haber sido el único que lo hizo.

3) Lo anterior aplica a los enfermeros, por supuesto (Massa, Larreta, Schiaretti, que podrían sorprendernos y empezar a hablar diferente, si tuvieran el coraje de hacerlo…), pero también a la otra revolucionaria, Bullrich. Es cierto que su “todo o nada” está a punto de dejarla sin nada, pero también es cierto que si encuentra la manera (y este es, probablemente sin comprenderlo del todo, el plan de Macri) de reducir a Milei a líder de un movimiento de la sociedad civil, todavía puede ponerse a la cabeza de las transformaciones por venir. En efecto, si Bullrich lograse circunscribir a Milei a ese rol, el de alguien que delineó el horizonte social de lo pensable e impensable sobre el que ella, como mujer de Estado, llevará a la práctica una reforma revolucionaria de la sociedad, entonces ella se encontrará con que lo que ahora es amenaza se convertirá en fuerza. Y será fuerza porque sus reformas se harán con el apoyo de las mayorías institucionales que les proveerá el 60% (mínimo) de los votos que, ambos combinados, sacarán en la primera vuelta electoral.

Las PASO sorprendieron y no sorprendieron a la vez. Por un lado, sorprendieron porque mostraron una reversión de la versión dominante en las fuerzas que más radicalmente cuestionan al régimen vigente: Milei superó a Bullrich y se posicionó como el “revolucionario” con más chances de ganar

Compartir:

Macro y retrospectivo:

1) La crisis política que hoy parece estar llegando a su fin comenzó con el ocaso de la segunda presidencia de CFK y es de naturaleza estructural, en el sentido gestáltico de “estructura”, el de la configuración más adecuada (gute form) a una situación. El kirchnerismo no fue solamente una fuerza política electoralmente competitiva (ganó 4 de las 10 elecciones en las que compitió, una en la alianza FdeT). El kirchnerismo, sobre todo en sus años inaugurales, fue la canalización política del rechazo a las reformas neoliberales y a los indultos implementados por el menemismo. Esa canalización política lo convirtió en la fuerza (el movimiento) que más contribuyó a consolidar el régimen nacido en el 83.

2) Cuando, en el contexto de nuestra vibrante democracia, CFK ya no pudo ser reelegida, el kirchnerismo comenzó a aferrarse a una forma política que lo hizo crecientemente incapaz de obtener mayorías electorales, pero también de seguir renovando la imaginación política y la capacidad de adaptarse a la necesidad de nuevas políticas públicas. A partir de 2015, comenzó a generarse una “hostilidad electiva” (lo opuesto a la weberiana “afinidad electiva”) entre un tipo de liderazgo que se enfatizaba, incluso glorificaba, como permanente, y un régimen político cuya principal característica es la mutación: en democracia todo es provisorio y contingente, incluso los liderazgos, que al osificarse comienzan a mostrar una creciente falta de pregnancia (falta de efectividad) en el contexto de la forma política democrática.

3) Así, el “pato rengo” se dibujó como la forma política por excelencia del kirchnerismo tardío. La idea de pato rengo es, originalmente, un concepto que apunta a iluminar las tensiones entre liderazgo político y temporalidad del régimen, cuando en el sistema político norteamericano el o la presidenta, en su segundo mandato y luego de las elecciones de medio término, todavía tiene poder político, pero ya no tiene posibilidad de renovarlo electoralmente. Este “no tener”, en Estados Unidos, es una cuestión constitucional definitiva. En la Argentina, esto es así solo provisoriamente en el sentido legal (por un período), pero históricamente operativo en lo fenoménico: aunque luego pudieran legalmente volver, los líderes que quedaron atrás por imposibilidad constitucional de reelección (una en el caso de Alfonsín, dos en los de Menem y CFK), nunca volvieron. Es por esta razón que la tensión identificada por la noción de “pato rengo” pasó de ser temporaria a permanente, lo que fijó una representación cuantitativa y cualitativamente importante en el kirchnerismo tardío, pero menguante y gestálticamente incapaz de volver a hegemonizar la imaginación política. Esta situación está en el centro del agotamiento del régimen actual y el auge de los revolucionarios, ya que el kirchnerismo, en mi opinión y en su significación original y más exitosa, fue la fuerza política que había consolidado el régimen nacido en el 83, que es lo que hoy se encuentra verdaderamente amenazado.


[1] Ver mi “El Aleph Peronista” para un primer uso de esta clasificación, publicado en Panamá Revista el 8 de julio de 2023.

[2] En coincidencia con una idea similar planteada por Martín Rodríguez, en su texto sobre Milei como “el político libre”, publicado en ElDiarioAr el 21 de mayo de 2023.

[3] Sobre este punto, ver mi “Poetas vigorosos” en El Dipló de septiembre de 2023.

[4] Ver, Pablo Semán, “El Mangrullo de los Necios”, en el El Dipló.