18 de Julio de 2024 •

20:42

Ashburn
53°
algo de nubes
53% humidity
wind: 6m/s SE
H 57 • L 46
58°
Tue
59°
Wed
47°
Thu
53°
Fri
58°
Sat
Weather from OpenWeatherMap
TW IG FB

FITO PROPONE Y TU DISPONES

Tiempo de lectura: 4 minutos

Encaré la escucha de EADDA9223 pensando que el disco original de 1992 es insuperable. Lo recuerdo al propio Fito contándole a Marcelo Pérez Cotten en el histórico programa “Horizonte Cero” (que se emitía por radio Splendid) que para su grabación se había dado todos los gustos. ¿De qué hablaba? ¿De qué gustos? Lo básico. La calidad de los estudios, los músicos, los invitados. Así, se me pasó por la cabeza prejuiciosamente que ahora estaríamos frente una producción más comercial surgida al calor de este último año en que el rosarino descolló con shows, biopic y una gira que parece no tener final. Así agarré el nuevo disco.

Y así concluí la primera escucha: con la sensación de que al prejuicio le surgieron dudas. Y me puse a tomar apuntes, ideas sueltas, cosas que me habían gustado y que repitiendo la escucha mutaban sobre una certeza: Fito Páez fue capaz de reinventarlo. Fito es muchos Fitos y en “El amor después del amor” están todos.

Nos obliga a re-escuchar “El amor después del amor” original y al hacerlo se ratifica que aquella joya sigue sonando y brillando mejor que el primer día

Compartir:

El disco histórico contiene todos los Fitos. Es un momento artístico en que se alumbraron sus facetas. El músico sofisticado, el que ponía canciones en tu walkman, el curioso, el que llevaba el rock y el pop a otras fronteras. El tipo que no tenía miedo a lo popular. La conmovedora “Brillante sobre el mic” debe ser la canción oficial de los viajes de egresados. ¿Habrá viaje de egresados sin “momento emotivo” en que el coordinador les da las instrucciones a los chicos de cómo seguirá la vida (como si todas las vidas fueran iguales) y sin que esté sonando de fondo que “hay recuerdos que no voy a borrar, / personas que no voy a olvidar”? La sofisticación de “Detrás del muro de los lamentos” hasta el revoleo de buzos de “A Rodar mi vida”. Fito tiene pulso popular, olfato goleador para los hits. (Caetano reconoció alguna vez su asombro por cómo Djavan haciendo obras complejas logra que prendan en la gente.) Fito es muchos Fitos y en “El amor después del amor” están todos.

EADDA9223 es un experimento evidentemente atractivo y riesgoso sobre su gran obra. Dialoga con esta época armando una selección actual en la que recoge un puñado de artistas de candente actualidad, lo mismo que aquel original del 92: no están la Puyó y la Cantilo ni mucho menos Mercedes Sosa pero aparecen Lali, Mon Laferte Wos o Nicki Nicole, tampoco aparecen Spinetta y Charly pero sí Lebón, Marisa Monte y Chico Buarque. Se repite Calamaro. Estrellas y clásicos en difícil equilibrio. ¿Un oído en el pueblo otro en el algoritmo? Fito es muchos Fitos y en “El amor después del amor” están todos.

Caetano reconoció alguna vez su asombro por cómo Djavan haciendo obras complejas logra que prendan en la gente

Compartir:

“La Balada de Donna Helena” asume un tono distinto y atractivo con la irrupción de Wos y Ca7riel en una versión aggiornada pero que nos recuerda que la original es insuperable. Fito se da el gusto de revisitarse. Lo hace  en“Pétalo de Sal” con un arreglo fabuloso que le abre el telón a Chico Buarque. El tema parece compuesto para él. Mon Laferte se hace reconocible al instante y se luce en “Sasha, Sissi, y El Círculo de Babá”. Al fondo, los sonidos típicos de unas trompetas nos retrotraen a pasajes clásicos de los western de los sesenta. Suena mejicaniza esta canción sublime. “Detrás del Muro de los Lamentos” en la versión original es un Landó peruano arreglado magistralmente por Lucho González y la participación de Mercedes Sosa que ahora suena a flamenco para habilitar un clima donde irrumpan Antonio Carmona y Estrella Morente y, bueno, dos miradas distintas sobre una misma obra y que cada uno elija la que le plazca. No se trata de comparar cada versión de EADDA9223 con la original sino de saborear cada una con el resultado que cada oyente le ponga a una y otra versión.

Hay notorias diferencias en la versión 2023 de “Dos Días en la Vida”. La de 1992 con Fabiana Cantilo y Celeste Carballo sumada a una instrumentación “al palo” es mucho más potente, o digamos que más auténtica, y, si se quiere, preguntémonos qué aporta esta versión 2023. La verdad es que prácticamente desnaturaliza a la versión original. Lali Espósito y Nicki Nicole tampoco ponen nada excepto sus chapas.

Fito es muchos Fitos y en “El amor después del amor” están todos

Compartir:

En lo instrumental el disco original tiene más rock (una de las pruebas es “Tráfico por Katmandú” que de una versión poderosa y arrasadora del álbum original pierde potencia en la de 2023 aunque en ésta aparezca nada menos que una figura como Elvis Costello y contenga una cita a la intro de Come Together de Los Beatles). Esta versión EADDA9223 está más orquestada y abierta. ¿Será porque apunta a un público más amplio? Páez dio este paso audaz. ¿Las harán propias los hijos de los que treinta años atrás las hicieron himnos? Fito no necesitaba este disco. Ni siquiera “el negocio” lo pedía a gritos. ¿Para mantener vigencia? Quizás. ¿Por qué, entonces?

Podría interpretarse que EADDA9223 propicia un debate en torno a una obra de arte en donde afloran para quien escucha el pasado y el presente, lo que fuimos, lo que somos, un disco con treinta años de vida dejó marcas profundas. Se trata del heredero de Spinetta y García, nada menos. EADDA9223 es una mirada actual, aggiornada sobre los tiempos que corren y desde ese lugar es un trabajo que propone a quienes lo disfrutamos hace treinta años atrás el juego de comparar y, si se quiere, elegir. Pero nos obliga a re-escuchar “El amor después del amor” original y al hacerlo se ratifica que aquella joya sigue sonando y brillando mejor que el primer día. También es inevitable comparar las épocas y el estado del rock y el pop de hace tres décadas y la actualidad. Ahí surge una diferencia profunda: en 1992 todavía quedaba savia en las venas del rock, que hoy cuesta hallar. ¿No es culpa de nadie? Los tiempos van cambiando. Fito hizo viajar su obra a esta época. Luego, cada oyente sentirá a su manera. Al fin y al cabo para eso se inventó el arte, para llevárselo a la vida de uno.