24 de Junio de 2021 •

15:25

Buenos Aires, AR
17°
algo de nubes
66% humidity
wind: 3m/s SW
H 19 • L 15
16°
Thu
14°
Fri
13°
Sat
11°
Sun
9°
Mon
Weather from OpenWeatherMap
TW IG FB

PATAPÚFETE

Tiempo de lectura: 6 minutos

1.

Angela Cavalleri y José Biondi, ambos napolitanos, conformaron un matrimonio  que se instaló en una casona de la calle Baigorri 45, frente al Parque España en el barrio de Barracas. Prolíficos ellos (tuvieron ocho hijos), y de condición social muy humilde, debieron mudarse a Remedios de Escalada en el sur bonaerense cuando José consiguió trabajo en el ferrocarril. La historia que vengo a contarles hoy es la del más famoso de sus hijos, José “Pepe” Biondi.

Es conocida su triste infancia y las penurias que pasó a manos del circense Juan Bonamorte, payaso del circo Anselmi, conocido popularmente como ‘el payaso chocolate’. Cuentan que Chocolate era tan exigente con el niño Pepito, enseñándole acrobacias que llegaba al extremo de infligirle castigos físicos. No fue sino por la intervención de la esposa de Chocolate, que llegó a enfrentarlo a punta de pistola al marido, que tuvo que cesar con los maltratos. Pepe, de tan sólo siete años, partió de gira con el circo, regresando cuando ya había cumplido los 12 nuevamente a vivir con sus padres.

La familia seguía viviendo penurias, así que no tuvo más remedio que volver a trabajar de lo que fuera para ayudar a la familia. Fue lustrabotas, repartidor de almacén y canillita. Pepe voceaba diarios en la esquina de Garay y Bernardo de Irigoyen, parada que consiguió a puros golpes de puño.

A los 16 años, en 1925, tomó la decisión de aprender a leer y escribir, según confesó “lo hice porque me daba vergüenza ser analfabeto”. Al ser licenciado del servicio militar, se dedicó de lleno a la actuación. Pasó sin pena ni gloria por los cabarets El Chantecler, El Florida y el Maipú Pigalle, entre otros. Pero la gran oportunidad le llegó cuando se cruzó con el ruso Zalman Ver Dvorkin, cuyo nombre artístico fue Dick y conformaron un dúo cómico. Dick fue su partenaire durante 20 años.

Fue lustrabotas, repartidor de almacén y canillita. Pepe voceaba diarios en la esquina de Garay y Bernardo de Irigoyen, parada que consiguió a puros golpes de puño

Compartir:

Un accidente en una gira por Chile lo dejó postrado casi un año, se partió la columna en una acrobacia. Su mujer, María Teresa Moraca, conocida como Zita Mora, cantante de tangos, tuvo que volver a la actuación para “parar la olla”.

Una vez recuperado y ante la imposibilidad de seguir haciendo acrobacias, algunos biógrafos dicen que fue Héctor “el triste” Gagliardi quien le prestó su máquina Remington en la que Pepe transcribía los chistes de la revista Rico Tipo y en la que además comenzó a escribir sus propios libretos.

Sus mejores momentos los viviría junto a Dick en México y Cuba. Fue tal el éxito en tierras mejicanas que la propia Josephine Baker, que era el número estelar que cerraba las funciones de El Patio en el D.F., cansada de tener que esperar que terminaran los bises de Biondi y Dick, terminó renunciando. Una breve gira los llevó por España y Portugal. Al regresar a América, ya había aparecido la televisión. De nuevo México y después Cuba. Allí Dick abandonó el dúo. Pepe conducía si propio programa: “Biondi pregunta y paga”. En 1958, más precisamente el 4 de septiembre, el día de su cumpleaños 49, cuando se dirigía a los estudios de TV CMQ, fue secuestrado por el M26 DE JULIO en lo que se conoció como “la noche que Cuba no debía reír”. La policía de Fulgencio Batista decía que Pepe consensuó su secuestro. Permaneció secuestrado el tiempo suficiente para no salir al aire y lo dejaron en la Iglesia Arroyo Arenas, en las afueras de La Habana, encargándole al sacerdote que lo acompañe hasta la Embajada Argentina. Algo de ello pudo haber sido cierto, habida cuenta que una vez que triunfó la revolución, los propios fidelistas lo presentaron como un cómico de la revolución. Luis Martínez Bello, el secuestrador de Pepe, fue designado jefe de acción y sabotaje del 26 de Julio en La Habana, responsabilidad que ocupó hasta el triunfo de la Revolución. Pepe Biondi continuó su carrera en Cuba y poco después regresó a Buenos Aires. Goar Mestre, antiguo dueño de CMQ, había adquirido el canal 13 de nuestro país.

Los cortos de Pepe Biondi se emitían desde 1961. En 1962 llegó a conseguir la friolera de 66,2 puntos de rating. Récord de la TV al día de hoy

Compartir:

2.

La Escuela Nº 29 Sargento Cabral, en la que cursé la primaria, quedaba a tan sólo cinco cuadras de casa. En esos tempranos años de la década del setenta, había una rutina que compartíamos con el abuelo Américo y era ver juntos desde las 12 del mediodía dos programas que emitía Canal 13, así que yo volvía desde la escuela corriendo para poder llegar a ver “Viendo a Biondi” y “Los tres chiflados”. Los cortos de Pepe Biondi se emitían desde 1961. En 1962 llegó a conseguir la friolera de 66,2 puntos de rating. Récord de la TV al día de hoy. Sin embargo y a pesar de haberle dado tanto al canal, no tuvieron miramientos en dejarlo de lado cuando aparecieron los españoles Gaby, Fofo y Miliki. Fue el viejo Canal 11 quien en 1973, para el ciclo “Premier 70”, lo rescató con un programa especial que se llamó “Biondirama”.

Con el abuelo repetíamos de memoria los latiguillos de cada uno de los personajes de Biondi: Pepe Galleta, el único guapo en camiseta; Pepe Estropajo, le tengo alergia al trabajo; Pepe Mamboleta, detective privado de la policía secreta y Pepe Curdeles, abogado, jurisconsulto y manya papeles. Fue Américo quien me contó que Pepe había escrito un par de tangos, para mejor decir, un tango y una milonga en 1970. Que logró grabar con la orquesta de De Ángelis con la voz de Julián Rosales y su propio recitado, el tango “Lo había visto a Gardel”. Pepe siendo joven lo veía pasar al Morocho del Abasto, lo seguía, pero jamás se animó a cruzar palabra ni a saludarlo, vaya a saber por qué cosas, así salió la letra de ese tango y la milonga “Yo sí que la emboqué”, interpretada por Carlos Aguirre.

Buscar información para armar esta nota, deparó la sorpresa de encontrar a partir del recuerdo de su hija Margarita y de Pepe Maseda, un fanático de la obra de Biondi, de dónde salió la música original que era cortina del personaje Pepe Galleta. Se trata del tema musical de Jimmy Gilmer and the Fireballs, llamado “Sugar Shock” y que en nuestras pampas supo grabar el mismísimo Sandro bajo el nombre de “Choza de azúcar”.

En 1958, más precisamente el 4 de septiembre, el día de su cumpleaños 49, cuando se dirigía a los estudios de TV CMQ, fue secuestrado por el M26 DE JULIO en lo que se conoció como “la noche que Cuba no debía reír”. La policía de Fulgencio Batista decía que Pepe consensuó su secuestro

Compartir:

3.

El famoso “patapúfete” es una onomatopeya que le surgió repentinamente a Pepe Biondi, tratando de imitar el sonido que produjo un telón al caer en un estudio. Además es el título de la película que interpreta junto a Mariquita Gallegos y Leonor Rinaldi en la que se cuentan las desventuras de un peluquero que hereda una fórmula atómica secreta y es confundido como un espía. Pepe, como no podía ser de otra manera, también fue figurita. Su caricatura más famosa la realizó el maestro caricaturista Jorge De Los Ríos para la revista Canal TV.

Fueron sus compañeros en el más famoso ciclo Pepe Díaz Lastra, el cubano que se casó con su hija; Carmen Morales, Carlitos Scazziotta, Luisina Brando, Mario Fortuna (h), María Esther Corán, Juan Carlos Duggan, Mario Savino y muchos más.

Su última aparición pública significativa fue cuando en momentos en que arreciaba el terrorismo de estado a manos de la Triple A, en marzo de 1974, participó en una asamblea de la Asociación Argentina de Actores, cuando Jorge Rivera López y Héctor Pellegrini, referentes de actores, hacen público un pedido por la lista negra sobre artistas amenazados que se irían del país. Lo más paradójico de esa situación es el testimonio ante la conferencia del que fuera Comisario General Villar de la Policía Federal, quien pidió que los artistas no se vayan para que no cunda el pánico y así poder avanzar en la investigación. Si no fuera por lo trágico, hasta sería un chiste de Pepe.

Al decir de algunos compañeros que hace rato peinan canas y otros que ya ni peinan: “Cómo no iba a participar Pepe de ese acto, sí era compañero. Era reservado, pero lo era” o como me dijo Martín García taxativamente para que no tenga dudas “más vale que era peronista”.

Dejanos tu comentario

Comentarios

  1. Volturo Ernesto E. (a) Cacho

    el 27/05/2021

    Vaya que buen trabajo es éste, con detalles puntilloso que eran hasta hoy desconocido por mí. Conocía a grandes rasgos su triste vivencia, y a pesar de ello siempre fue una excelente persona, buen “Compañero” y hombre que amo a su familia. Es un gusto sumamente placentero leer este relato de un artista que con humor sencillo arrancó la sonrisa de numerosos televidentes ( me encuentro entre ellos). Creo sinceramente que en relato le hacés un merecido homenaje. Siempre traes relatos conmovedores, al que estoy muy agradecido. Mis respeto y admiración al autor!!!!

  2. Osvaldo Tangir

    el 27/05/2021

    Gran y minucioso relato sobre el inmenso Pepe Biondi. Humorista que en casa era palabra santa. Honor y justicia le hace Marcelo Ohienart con este texto, Como siempre, una alegría y un gusto leer estas notas y divulgarlas entre amigos, amigas, y el compañeraje en general. Saludos al autor, felicitaciones a la revista por ésta columna y por su contenido, sin desperdicio. Saludo cordial!

Bancate este proyecto¡Ayudanos con tu aporte!

SUSCRIBIRME