25 de Julio de 2024 •

13:08

Ashburn
53°
algo de nubes
53% humidity
wind: 6m/s SE
H 57 • L 46
58°
Tue
59°
Wed
47°
Thu
53°
Fri
58°
Sat
Weather from OpenWeatherMap
TW IG FB

30 de junio 2024

Florencia Angilletta

CINCO MÁXIMAS SOBRE PERÓN: LITERATURA Y POLÍTICA

Tiempo de lectura: 3 minutos

Alpargatas y libros: la literatura argentina, desde y antes de ese cuento (“Casa tomada”), manantial y prolífico, escribió muchas páginas. Metieron la cuchara muchos: desde María Elena Walsh hasta Alejandro Rubio (“El enemigo real es más débil que el enemigo imaginario”), pasando por Alicia Eguren, Germán Rozenmacher, Leónidas Lamborghini, Eloy Martínez y tantos otros. Perón vuelve: primero en la literatura.

I. Martín Prieto en este texto recuperaba el poema “Siglo XX”, de Alfonsina Storni. En él conviven dos campos semánticos –en apariencia– distantes: el de los cuartos y el de los siglos. “Siglo XX” se compone a partir de la adición, en un espacio doméstico, de palabras inesperadas en él como “obreros”, “picas”, “sangre”, “Europa”, “crimen”. “El siglo” es un poema compuesto por el escritor ruso Ossip Mandelstam en pleno siglo XX y que el filósofo Alian Badiou elige para pensar esos cien años. La literatura y el tiempo. Perón murió hace cincuenta años. Fue un político del siglo XX: partió el siglo en dos. Ahora, cuando ya no hay décadas, sino “olas” o “movimientos”, vuelve con una efeméride. Medio siglo sin Perón.

II. Carlos Gamerro patentó esa frase brutal: podemos leer “Casa tomada” –el mítico cuento de Julio Cortázar– sin el peronismo pero ya no podemos leer el peronismo sin “Casa tomada”. “Casa tomada” es sobre un “matrimonio de hermanos” que no sale de su hogar –fantasía o reclusión del espacio privado– (Avellaneda ha analizado la “invasión” como forma de organización de estos textos de Bestiario). La unión endogámica por antonomasia, los mismos con los mismos, el caserón semivacío, el bendito drama de la invasión, los que viven de rentas. La relación entre literatura y política: no se trata tanto de los textos que “representan” sino de las ficciones en la yema de los dedos. Del trabajo. Tiremos la llave mientras el lobo no está. Las palabras y las cosas.

Matthew Karush propone una lectura provocativa, que la imaginación del peronismo ya está disponible en la cultura de clase entre los años 1920 y 1946: en el melodrama, en la antinomia entre ricos y pobres, en las heterodoxias de la cultura de masas

Compartir:

III. Un retorno. Ante la “revolución libertadora” de 1955, Ernesto Sábato recuerda que, mientras brindan con champagne, ve a “las dos indias” llorando en la cocina; entonces advierte la crudeza, ese otro rostro del peronismo. El peronismo desde ese impulso a mediados de siglo XX (“las chinas que se animan a levantar la vista”) es una máquina. Pero que algo sea sobre el trabajo no significa que sea solo sobre obrerismo. El peronismo –y en Eva Perón esa generación de trabajadoras– es inaugural en la aristocratización del trabajo. Elegir deliberadamente estos términos, “trabajo” –que remite al mundo capitalista y material– y “aristocracia” –que remite al mundo nobiliario y simbólico–. ¿Cuál es la palabra maldita? Clase media.

IV. Matthew Karush propone una lectura provocativa, que la imaginación del peronismo ya está disponible en la cultura de clase entre los años 1920 y 1946: en el melodrama, en la antinomia entre ricos y pobres, en las heterodoxias de la cultura de masas. “La industria cultural argentina generó imágenes y narrativas polarizantes que funcionaron como el material narrativo en bruto con el cual Juan y Eva Perón construyeron su movimiento de masas”.

El peronismo desde ese impulso a mediados de siglo XX (“las chinas que se animan a levantar la vista”) es una máquina. Pero que algo sea sobre el trabajo no significa que sea solo sobre obrerismo

Compartir:

El escritor y cineasta Manuel Romero adelanta la imaginación del peronismo: de esposa se podría elegir a una mujer del arrabal. Pero es Perón quien sí se anima a casarse con la rubia Mireya. Los militares cuestionan esta unión sin casamiento, de mínima; que un general esté con una actriz, de máxima. Evita no porta los capitales familiares clásicos. No hay padre para los asados del domingo, y la madre para los ravioles es más bien particular. Evita ni tiene las tracciones clásicas ni la dote simbólica. Perón ve el origen de Eva –que es la escritura de Eva sobre su propio origen–: una oveja blanca. Es un hombre capaz de elegir a una mujer rota. Ella es capaz de hacer lo que hace con lo que esa decisión hace de ella. Perón no la tiene de amante, la convierte en su esposa. Ese gesto cambia la historia. Perón en las cosas, Perón en las películas.

V. Gustavo Varela apunta que quienes salen a las calles el 17 de octubre de 1945 ya han estado presentes en el velorio de Gardel en 1935. En estas inflexiones se reescribe la interrogación constante sobre los modos de leer el pasado: si el peronismo es más que la Argentina, o si la Argentina es más que el peronismo. Perón: un argentino.