29 de Febrero de 2024 •

23:14

Ashburn
53°
algo de nubes
53% humidity
wind: 6m/s SE
H 57 • L 46
58°
Tue
59°
Wed
47°
Thu
53°
Fri
58°
Sat
Weather from OpenWeatherMap
TW IG FB

19 de diciembre 2023

Maria Constanza Costa

YEDIVEREN: “NOS PREFIEREN INVISIBLES”

Tiempo de lectura: 5 minutos

La Comunidad LGBTQ de Turquía tuvo un año particularmente difícil. Como nunca antes, la retórica agresiva contra su derecho a vivir y a expresarse libremente fue utilizada por el presidente, Recep Tayyip Erdogan, en el camino hacia la presidencia. Si bien los ataques contra la comunidad LGTBQ no eran una novedad sorprendió la utilización recurrente en intervenciones públicas y actos de campaña.

En 2020 cuando Erdogan decidió retirar a Turquía de la Convención de Estambul, que protege a las mujeres de la violencia machista, lo hizo argumentando que este pacto “normalizaba la homosexualidad” y esto era “incompatible con los valores sociales y familiares”. A este tipo de argumentos se le sumaron declaraciones donde el presidente se refirió a las personas LGBTQ como “un veneno inyectado en la institución de la familia”, algo que, según él, no puede ser aceptado en un país donde el 90% de su población es musulmana.

Vale aclarar que Turquía es un país constitucionalmente secular, a diferencia de otros países de la región, como Irán o Arabia Saudita, la homosexualidad nunca estuvo criminalizada. Pero esto no significa que el Estado proteja los derechos de la comunidad LGBTQ, ni que cuente con mecanismos institucionales para responder frente a episodios de violencia o discriminación. Ante la falta de estos mecanismos la comunidad LGBTQ tiene una sólida organización para llevar adelante asesoramiento legal, campañas de concientización y movilizaciones en las calles, esto último, a pesar de la prohibición.

Oğulcan Yediveren, es el principal referente de SPoD, una organización que tiene sede en Cihangir, uno de los barrios más progresistas de Estambul, donde conversó con Panamá Revista.

Turquía tiene una tradición de organizaciones en defensa de los derechos de la comunidad LGTB, ¿qué viene a aportar SPoD en esa tradición?.

Queríamos fundar una organización que fuera más allá de la lucha en las calles. Aunque reconocemos la importancia de la movilización, nuestro trabajo se centra en brindar asesoría jurídica y psicológica. Un espacio donde los miembros de la comunidad LGBTQ que se acercan son atendidos por psicólogos, abogados y trabajadores sociales. También tenemos alrededor de 20 voluntarios para nuestra línea de atención telefónica. Recibimos consultas sobre cómo lograr ser exceptuado del servicio militar, el proceso de transición para las personas transgénero y también aquellos que no saben cómo enfrentarse al prejuicio social a la hora de “salir del clóset”. Pero lo principal es el apoyo emocional porque la gente LGBTQ se siente muy sola y aislada.

Recibimos consultas de todos los sectores de la sociedad: de entornos más conservadores, sectores laicos, de grandes ciudades o de localidades más pequeñas. En este tipo de lugares, las personas LGBTQ adoptan una estrategia de “invisibilización” para sobrevivir, esas son las personas que nos llaman y que no necesitan ningún tipo de asesoría específica sino simplemente un lugar para ser escuchadas, un lugar para ser ellas mismas. Somos conscientes de que hay una parte de la sociedad que nos prefiere invisibles. En Turquía, la LGTBQ fobia siempre estuvo ahí.

La línea del AKP (el partido de la Justicia y el Desarrollo de Erdogan) fue cambiando, hasta volverse una violenta retórica antiLGTBQ en esta última campaña. Hoy el gobierno nos muestra como una 'amenaza a la Nación' y eso hace que las personas homofóbicas se sientan más libres para no respetarnos, para mostrar su desprecio o agredirnos. Ya no necesitan esconder su homofobia, porque ahora ya no es un 'asunto de preferencias personales' sino un 'problema de orden público'

Compartir:

¿Cómo afecta a la organización de la comunidad LGTBQ el crecimiento de la retórica antiderechos que predominó en la última campaña electoral?

Hace tiempo que viene siendo más complicado porque todo intento de organización es criminalizado y rechazado por el gobierno. Y eso, muchas veces, nos hace perder nuestro sistema de solidaridad y apoyos, incluso económicos. Hay que aclarar que no siempre fue así de agresivo, la línea del AKP (el partido de la Justicia y el Desarrollo de Erdogan) fue cambiando, hasta volverse una violenta retórica antiLGTBQ en esta última campaña. Hoy el gobierno nos muestra como una “amenaza a la Nación” y eso hace que las personas homofóbicas se sientan más libres para no respetarnos, para mostrar su desprecio o agredirnos. Ya no necesitan esconder su homofobia, porque ahora ya no es un “asunto de preferencias personales” sino un “problema de orden público”. Yo, personalmente, no siento más miedo que antes pero hay gran parte de la comunidad que sí, están todo el tiempo pensando si van a ser atacados en la calle por algún extraño, o si van a ser rechazados por sus familias, amigos, comunidad de pertenencia,etc.

Una muestra del crecimiento de la retórica antiLGTBQ en las calles de la que habla Oğulcan, fue la “Gran reunión de la Familia”  (Büyük Aile Buluşması) que se celebró en Saraçhane, Fatih, uno de los distritos más conservadores de la ciudad, donde se instaló un gran escenario. Miles de personas de diferentes pertenencia política se movilizaron para defender los “valores de la familia”, inspirados en la “Marcha por el orgullo de la familia tradicional” en Serbia. En la movilización podían leerse consignas como: “Primero robaron nuestro arco iris, ahora roban nuestra humanidad” ó “LGBT propaganda es abuso de menores”.

Las marchas del orgullo LGBTQ, están  prohibidas desde 2015 y cada vez que se quieren llevar adelante son impedidas con grandes operativos de seguridad, ¿cómo evalúan ustedes esta presencia de los grupos anti LGTBQ en las calles?.

Me gustaría enfatizar que este tipo de movilizaciones son financiadas y apoyadas por el gobierno, desde los medios públicos (que en Turquía son el 90%) hicieron una fuerte convocatoria. Esta marcha se organizó desde la plataforma “Gran Familia” (Büyük Aile Platform) que agrupa a diferentes organizaciones sociales que van desde TÜGVA una organización fundada hace muy poco que tiene en su comité al hijo de Erdogan hasta la Asociación de Mujeres Republicanas de ideología kemalista pero conservadora. Igualmente, estos grupos no se manifiestan abiertamente en contra de las personas LGTBQ, ellos sostienen que su objetivo es defender a las familias de la “perversión” de la sociedad. Pero en la práctica son asociaciones anti LGTBQ.

Nosotros no tenemos derecho a manifestarnos, la marcha del Orgullo está prohibida desde 2015. Igual cada año salimos a la calle, intentamos marchar y somos reprimidos. Las excusas para la prohibición son diferentes, generalmente tienen que ver con la “seguridad pública” o con cuestiones religiosas cuando coincide con la fecha del Ramadán, incluso dicen que las prohíben para proteger a la comunidad LGTBQ de “ataques terroristas”.

La marcha del orgullo se organizó de forma ininterrumpida desde 2003 hasta 2014, incluso después de las protestas del parque Gezi, cuando las movilizaciones de todo tipo en la plaza Taksim, ya habían sido prohibidas. A pesar de que en 2019 la oposición ganó la alcaldía de Estambul, la seguridad está en mano de la gobernación que es designada por el gobierno nacional, por lo cual no pudieron hacer nada para permitir que la marcha se pueda realizar.

Nosotros no tenemos derecho a manifestarnos, la marcha del Orgullo está prohibida desde 2015. Igual cada año salimos a la calle, intentamos marchar y somos reprimidos.

Compartir:

Con el crecimiento de la retórica anti LGBTI en la última campaña y el acercamiento de Erdogan a sectores ultranacionalistas, la ilegalización de las organizaciones LGTBQ podría ser un objetivo en este nuevo mandato presidencial.

La idea del AKP y sus socios es lograr una reforma de la Constitución que, por ejemplo, establezca que el matrimonio sólo puede estar formado por un hombre y una mujer, de esta manera blindar la posibilidad de que exista en el futuro el matrimonio entre personas del mismo sexo. Siempre con el argumento “proteger la familia y el matrimonio contra la amenaza de las corrientes pervertidas”.

En este momento no existe el andamiaje jurídico y legal para prohibir la existencia de nuestras organizaciones pero existe el riesgo de que puedan hacerlo, por supuesto. Si logran reformar la Constitución, en base eso, luego pueden reformar otras leyes. Lo que van a hacer es ir preparando el terreno, prohibiendo lo que consideran “LGTB propaganda”, -Erdogan llegó a hablar de “terrorismo cultural”-, preparando las bases jurídicas necesarias para la ilegalización.

Nosotros tenemos un plan frente a este riesgo y estamos trabajando para establecer un grupo de trabajo sobre temas LGTBQ en el Parlamento. Durante la campaña logramos que 11 candidatos a diputados firmen un “Protocolo por los derechos de la comunidad LGTBQ” y hoy estamos trabajando con ellos. En Turquía existía un movimiento LGBTQ antes de nuestras asociaciones e incluso si nos cierran a todas seguirá existiendo.

Bancate este proyecto¡Ayudanos con tu aporte!

SUSCRIBIRME