7 de Diciembre de 2021 •

6:13

Buenos Aires, AR
20°
nubes dispersas
79% humidity
wind: 3m/s NE
H 21 • L 18
26°
Tue
26°
Wed
26°
Thu
24°
Fri
27°
Sat
Weather from OpenWeatherMap
TW IG FB

18 de octubre 2021

Ricardo Ariel Rotsztein

¿CAMBIAR “PLANES SOCIALES” POR TRABAJO GENUINO?

Tiempo de lectura: 4 minutos

Una de las tres o cuatro cosas en las que parece que todas las voces del ágora público se están poniendo de acuerdo es en que hay que cambiar “los planes” por trabajo “genuino”. Pero no todos estamos de acuerdo con esa idea. O por lo menos, yo no estoy de acuerdo. Más precisamente: no estoy de acuerdo con el término “trabajo genuino” y menos, con que ese unicornio azul ocupe el lugar que hoy ocupan “los planes”.

Vivimos en un mundo capitalista y en un país capitalista. En el capitalismo, contrario a lo que pensaba el otro gran Charly, las cosas valen por lo que la gente cree que valen, teoría del valor subjetivo, y no por el trabajo social necesario para que las cosas sean producidas, teoría del valor trabajo.

Esta precisión teórica es muy importante sobre todo porque contradice una de las máximas más queridas de nuestro saber popular: “el trabajo dignifica”. No, lo que dignifica es el saldo de nuestra cuenta sueldo del 1 al 5. Y cuanto más ceros tenga la cifra que ingresa esa semana más “dignificante” es.

Jan Tinbergen fue el primer economista en obtener el premio nobel de Economía. Entre otras cosas escribió un paper muy influyente sobre los principios de la política económica que rezaba que la regla de oro era mantener la correspondencia entre objetivos e instrumentos. En estos tiempos de admiración permanente por los modelos escandinavos, vale la pena recordar que Tinbergen era sueco…

El INDEC nos recordó hace pocos días que la pobreza en Argentina sigue por encima del 40%. Los “planes” fueron la respuesta duhaldista al fogonazo empobrecedor del estallido del 2001. Pero donde hubo fuego cenizas quedan. El fuego se apagó, pero la pobreza nunca volvió a tener registros ochentosos. Ese fue el verdadero cambio estructural menemista.

Estamos como esos equipos que terminaron mal con el promedio y contratan un técnico que les promete un plan a largo plazo. Descenso asegurado. Para salvarnos del descenso necesitamos políticas “Caruso Lombardi” y no políticas “José Pekerman”

Compartir:

Si el 40% de los argentinos es pobre quiere decir que el trabajo que hace o está en condiciones de hacer ese grupo de argentinos no es lo suficientemente valorado por el resto de los argentinos para que en el mercado tengan una retribución que les permita no ser pobres, es decir, un ingreso superior a la canasta básica total que mide el INDEC. En otras palabras, según lo que se escucha hoy en los medios, el trabajo que hacen o que pueden hacer el 40% de los argentinos no es “genuino”.

Tinbergen le diría al sociólogo amigo de Mario de Palermo, el objetivo es crear trabajo,¿o eliminar la pobreza? Si el problema es, como dijo estas semanas en la radio el referente del Polo Obrero Eduardo Belliboni (“los planes quedaron muy atrasados”); la solución no es transformar los “planes” en “trabajo genuino” sino aumentar el monto que recibe cada beneficiario al nivel de la Canasta Básica Total.

¿Quién tiene el “genuinómetro”?, ¿qué trabajo es genuino y qué trabajo no lo es? ¿El empleo privado es genuino y el empleo público no lo es? Si el único empleo genuino es el empleo privado, estamos fritos, porque hace diez años que la Argentina no crea empleo privado de manera constante y a tasas cada vez mayores. Si la pobreza es la consecuencia de la falta de empleo privado de calidad, plantear como solución revertir la causa del problema suena lógico, pero no es realizable en la urgencia actual. ¿Qué hacemos con los médicos, los enfermeros, los maestros y los policías?

Si el único empleo genuino es el empleo privado, estamos fritos, porque hace diez años que la Argentina no crea empleo privado de manera constante y a tasas cada vez mayores

Compartir:

Los economistas sabemos que la regla capitalista de la teoría del valor no rige para ciertos empleos públicos. ¿Cuánto valora una familia el trabajo de los enfermeros y los médicos que evitaron que el Covid los dejara sin padres o abuelos? Los economistas sabemos que el valor de los trabajos públicos y sus valoraciones responden a otros criterios.

Por lo tanto, nos diría Tinbergen, si hay argentinos que no tienen trabajo y solo tienen changas, y el objetivo es que no sean pobres, lo lógico es que cobren un subsidio, un salario universal, un plan, un ingreso universal equivalente a la CBT, no importan los nombres, solo importan que esas familias salgan de la pobreza.

Francisco lo acaba de decir el sábado pasado en un videomensaje, pidió que se implemente “un ingreso básico, el IBU, o salario universal para que cada persona en este mundo pueda acceder a los más elementales bienes de la vida”.

Tener políticas activas que generen empleos formales y de calidad es otro objetivo y por lo tanto requiere de otros instrumentos. Y sobre todo requiere de otros plazos.

Plantear como respuesta a la emergencia de la pobreza una política que sólo rinde frutos a largo plazo es condenarse al descenso. Estamos como esos equipos que terminaron mal con el promedio y contratan un técnico que les promete un plan a largo plazo. Descenso asegurado. Para salvarnos del descenso necesitamos políticas “Caruso Lombardi” y no políticas “José Pekerman”.

La creación de empleo privado formal y de calidad es el objetivo central de la política económica, planteárselo también como objetivo de corto plazo de la política social, contradice una vez al laureado economista sueco, si queremos ser suecos, copiemos sus buenas ideas.

Bancate este proyecto¡Ayudanos con tu aporte!

SUSCRIBIRME