22 de Febrero de 2024 •

14:48

Ashburn
42°
nubes
78% humidity
wind: 9m/s S
H 46 • L 39
49°
Thu
53°
Fri
47°
Sat
48°
Sun
56°
Mon
Weather from OpenWeatherMap
TW IG FB

MARTIN AMIS, EL URUGUAYO

Tiempo de lectura: 3 minutos

Los atardeceres uruguayos son pornograficos, decía Martin, por lo explicito.

En qué año llegaron los Amis a José Ignacio no es tan importante como la marca que dejaron en este falso pueblo de pescadores.

Fueron cuatro inviernos largos y fríos, nada más natural para un galés, lector y escritor que pasar esos eternos días en Uruguay, sin las londinenses distracciones. Todo el tiempo por delante en la  cabaña de 4 x 2 que mandó a construir Isabel, su creadora de espacios, compañera incondicional, comandante del mundo Amis.

Durante noches largas se armó la mesa de poker. Los mismos cinco, a quienes se aseguró de enseñarnos poker abierto, nos reuníamos una vez por semana: ganaba prácticamente siempre él. Para Martin el poker era cosa seria: le aburría y exasperaba que nos desviáramos en conversaciones interminables y además en español.

En qué año llegaron los Amis a José Ignacio no es tan importante como la marca que dejaron en este falso pueblo de pescadores.

Compartir:

Martin, sin tiempo ni talento para aprender el idioma no sabía más de cinco  palabras.

Otra cosa seria para Amis era el tenis, lo jugaba con pocas herramientas físicas pero con una brillante técnica maldita y un pucho entre sets. Fanático de Gabriela Sabatini.

Otra cosa seria para Amis era el tenis, lo jugaba con pocas herramientas físicas pero con una brillante técnica maldita y un pucho entre sets. Fanático de Gabriela Sabatini..

Compartir:

En otro contexto y con mi pobre inglés, teníamos nuestras charlas que eran más políticas que literarias. Me recomendó el libro de Hitchens  “Dios no es bueno”, Martin tenía, en esa época, una obsesión con el líder iraní Ahmadinejad, que pronunciaba enfáticamente con acento árabe. El islamismo y sus consecuencias eran temas frecuentes en nuestras largas conversaciones.

“Ese marxista que tanto te gusta” me decía para empezar las conversaciones, sabiendo de mi pasión por Hobsbawm. Sospecho que era compartida. Lo que seguro no compartíamos era mi simpatía por Corbyn, el ex líder laborista, a quien defenestraba. En la noche del primer triunfo de la izquierda nos acompañó a Montevideo al festejo callejero, miraba asombrado, pero compartía nuestra alegría.

Un invierno llegaron de visita Ian Mc Ewan y Cristopher Hitchens. Durante tres días tuve la oportunidad de ver a otro Amis, a sus anchas, desplegado, frente a pares intelectuales con los que compartía códigos. Aunque su elegancia le impedía  demostrarlo, estoy seguro que durante esos largos inviernos le hicieron un poco falta ese tipo de compañías. 

Un invierno llegaron de visita Ian Mc Ewan y Cristopher Hitchens. Durante tres días tuve la oportunidad de ver a otro Amis, a sus anchas, desplegado, frente a pares intelectuales con los que compartía códigos

Compartir:

Los Argies, eso sí lo motivaba.

Quién no leyó su famoso artículo sobre Maradona y la idea de la revindicación del gol de la mano de Dios? Este último mundial vimos juntos en Jose Ignacio la final de Argentina-Francia y él festejo el triunfo. 

No me siento capacitado para explicar la literatura de Martin Amis, no pertenezco a su sagrada tribu de lectores. 

Este último mundial vimos juntos en Jose Ignacio la final de Argentina-Francia y él festejo el triunfo.

Compartir:

Leí algunos, “Zona de interés” por ejemplo, ese libro criticado, cuestionado, que sí me animo a decir que expone el coraje y la actitud que siempre tuvo Martin en su vida. Escribir con libertad de pensamiento, sin miedo a las presiones cada vez mas poderosas. Era enemigo de las posturas chatas, complacientes y  autocensuradas, un monstruo rebelde, crítico de la monarquia inglesa y de todas las sensiblerías y lagrimeos baratos. Ese hombre quieto, de inteligencia brillante y humor genial murió el 19 de Mayo.

Bancate este proyecto¡Ayudanos con tu aporte!

SUSCRIBIRME