7 de Diciembre de 2021 •

1:20

Buenos Aires, AR
21°
algo de nubes
82% humidity
wind: 7m/s E
H 22 • L 18
26°
Tue
27°
Wed
27°
Thu
25°
Fri
26°
Sat
Weather from OpenWeatherMap
TW IG FB

13 de noviembre 2021

Juan Di Loreto

UN PUNTO AZUL EN EL UNIVERSO

Tiempo de lectura: 2 minutos

Quizás solo se pueda hablar de Maradona, de Charly García… o de todo lo que nos acerca a eso que (necesitamos) que sea “lo argentino”. De un tiempo a esta parte da la sensación de que estamos sin brújula, que no hay nada mágico que venga a salvarnos. El país parece hacerse con “gente que está en la suya”, que tira para su lado, que viven en un internismo abismal. No es que no haya dirigentes de base, ni proyectos colectivos, pero los tipos que terminamos eligiendo para que manejen el Estado parecen estar en otra. Y estar en otra, no es estar en la misma.

Se nos aparece la clásica tentación de hablar del “divorcio” con la calle, la gente o el pueblo. Un divorcio implica una unión anterior. Aquí tal vez estén ocurriendo otras cosas y la situación es tan compleja, como en toda época, que no alcanza con una metáfora vincular.

Nadie arregla nada y vivimos para ver crecer torres deshabitadas, puchereando un pedacito de verde, huyendo rapidito del hambre ajeno

Compartir:

Lo que mata en estos pagos, y probablemente en todos, no es la humedad, sino la inercia en la que se vive. Nos pensamos seres libres pero actuamos en una dinámica que nos maquiniza, como diría Deleuze. Pareciera ser que ningún sector social puede quebrar o, al menos, ablandar su dinámica en favor de una dinámica común. Aunque lo que sucede es paradójico: nos maquinizamos en lo común, pero lo común es agarrarse de los intereses individuales y no soltarlos.

Una sociedad de seres impermeables con miras hacia la nada. Sartre, allá lejos y hace tiempo, en su etapa más social, usaba el concepto de “serie” para mostrar cómo los hombres y las mujeres no podían conformarse como grupo. La serie es un conjunto de soledades. No había un “todos” o un “juntos”. Usaba el ejemplo de una fila esperando el colectivo. Estaban juntos, pero no eran un grupo. En la serialidad cada uno es intercambiable, no hay reciprocidad ni nadie tiene un lugar específico. Todos damos lo mismo.

Aquí tal vez estén ocurriendo otras cosas y la situación es tan compleja, como en toda época, que no alcanza con una metáfora vincular

Compartir:

La serialidad se quiebra al conformar un grupo. Dejarse un poco de lado y formar un proyecto en común. El terror de los libertarios: alienar la propia libertad en favor del grupo. Pero es justamente lo contrario: primero porque es un decisión individual y, segundo, porque en el grupo soy alguien. En la serie soy un número intercambiable, en el grupo todos necesitan de mí y yo necesito de todos. Como decían en Lost: “Vivir juntos, morir solos”.

Pero la sociedad insiste en cualquier otra cosa que no sea un proyecto común. El cambio climático aparece como el mejor ejemplo, todos los organismos, países y líderes (?) se han burocratizado, es decir, deshumanizado. Nadie arregla nada y vivimos para ver crecer torres deshabitadas, puchereando un pedacito de verde, huyendo rapidito del hambre ajeno. Pero al mundo nada le importa. Pase lo que pase girará y girará. Al fin y al cabo, como decía Sagan, apenas somos un punto azul en el universo.

Bancate este proyecto¡Ayudanos con tu aporte!

SUSCRIBIRME