25 de Julio de 2024 •

12:43

Ashburn
53°
algo de nubes
53% humidity
wind: 6m/s SE
H 57 • L 46
58°
Tue
59°
Wed
47°
Thu
53°
Fri
58°
Sat
Weather from OpenWeatherMap
TW IG FB

SAMI NAIR: “FRANCIA ESTÁ EN UNA SITUACIÓN PRE INSURRECCIONAL A NIVEL SOCIAL”

Tiempo de lectura: 9 minutos

Sami Naïr es un político e intelectual francés de origen argelino, y su biografía contiene una intensa actividad académica, política y científica. Es autor de innumerables obras y artículos. Durante los años 80 dirigió las publicaciones de Les temps modernes junto a Simone de Beauvoir y de l’Evenément européen con Edgar Pisani.

Su trabajo académico en el campo de las migraciones lo llevó a ser reconocido como el “padre” de la teoría del codesarrollo, en la que propuso un modelo de integración para los migrantes y una estrecha cooperación entre los países de origen y destino.  Tras la elección de Lionel Jospin como primer ministro, en junio de 1997, Naïr fue nombrado delegado interministerial para el Codesarrollo y las Migraciones Internacionales, con lo que quedó bajo su cargo la política francesa en materia de gestión de los flujos migratorios. Entre 1999 y 2004 fue diputado en el Parlamento Europeo por el Partido Socialista francés.

Desde Sevilla, España, conversó con Panamá Revista sobre el escenario político francés, el llamado a elecciones anticipadas, el futuro de Macron y las posibilidades del Nuevo Frente Popular de Izquierda.

Las últimas elecciones europeas vaticinaban un crecimiento de la ultraderecha a nivel regional que al final no terminó siendo tal, pero que en países como Francia fue contundente. ¿Qué lectura hace de esos resultados?

Estas elecciones marcaron la victoria de la extrema derecha pero no a nivel europeo. En Francia, Reagrupamiento Nacional se transformó en el partido más votado. Pero esto no fue sorpresivo, es un proceso al que asistimos desde hace, por lo menos, 20 años, de cómo va creciendo la extrema derecha. En las elecciones europeas de 2019 también habían ganado. Es un proceso imparable. Lo importante es que ese proceso no se desarrolla de la misma manera en otros países europeos, se esperaba una victoria más importante que pudiera cambiar las reglas del juego dentro del mismo parlamento europeo.

Hay que mencionar que la derecha tradicional se ha abierto en los últimos años al discurso de la extrema derecha, pensando que así  iban a poder frenar su avance. Se equivocaron, la gente prefiere el original a la copia. A pesar de esto, la derecha tradicional ha decidido continuar en alianza con los liberales y los socialistas dentro del parlamento europeo.

¿Cuál fue el objetivo de Macron al disolver la Asamblea Nacional y convocar a elecciones?. Teniendo en cuenta que el resultado europeo no es vinculante a la política francesa.

Si lo planteamos así parece que la decisión de Macron responde a una “racionalidad”, lo que está cada vez más claro es que el presidente tomó esta decisión de manera “irracional”, de forma imprevista, ni siquiera su primer Ministro (Gabriel Attal) sabía que se iba a tomar semejante decisión. Hasta las 4pm de ese domingo electoral (el pasado 9 de junio) en el entorno del presidente pensaban que iban a ganar, y a las 5pm con los resultados no oficiales supieron que las cosas iban por otro carril. En ese momento Macron decidió disolver la Asamblea Nacional. Todos los Barones de la política francesa, todos sin excepción, condenaron esa decisión. Hasta Édouard Philippe (ex primer Ministro) salió a decir que Macron había matado la mayoría presidencial que el gobierno tenía en la Asamblea hasta ese momento.

Ahora, bien, si queremos encontrar algo de racionalidad en esa decisión podemos decir que Macron buscó disolver la Asamblea Nacional para obligar a los franceses a elegir entre “él o el caos”

"En Francia, Reagrupamiento Nacional se transformó en el partido más votado. Pero esto no fue sorpresivo, es un proceso al que asistimos desde hace, por lo menos, 20 años, de cómo va creciendo la extrema derecha. En las elecciones europeas de 2019 también habían ganado. Es un proceso imparable."

Compartir:

Parece que el Presidente trató, una vez más, de insistir con una fórmula que ya quedó vieja de cara a los franceses: posicionarse él como un freno a la ultraderecha, algo que sí le funcionó en el pasado.

Sí, pero esto es una equivocación porque a los franceses que la opción de cambio sea de extrema derecha ya no les importa, está claro que el “caos” es la política de Macron. El presidente ha perdido popularidad estos últimos años, Francia se encuentra en una situación diríamos “pre insurreccional” a nivel social. En los últimos años hemos tenido a los chalecos amarillos, los agricultores, cada año tenemos estallidos en las Banlieue, en las periferias, hay un problema social gravisimo en este país que Macron no ha resuelto. Él pertenece a las élites que están totalmente desconectadas de la realidad de los problemas de la sociedad francesa. En la campaña sus propios compañeros le pidieron que no estuviera tan presente, que cerrara la boca, ningún diputado repartió ni siquiera un folleto con su cara y la de Macron. Sus candidatos dicen “pertenecemos a la mayoría presidencial” pero nadie lo nombra a Macron. El presidente está políticamente acabado.

¿Cuales son las probabilidades de que Reagrupamiento Nacional consiga la mayoría y logre designar a Jordan Bardella como primer Ministro?

La extrema derecha no puede llegar a conseguir la mayoría absoluta porque es un partido que no tiene aliados, sólo una pequeña parte de la derecha gaullista se alió con ellos pero no representan nada. Reagrupamiento Nacional ya reunió todo lo que podía reunir, no creo que pueda acumular mucho más porque al fin y al cabo sigue pesando la tradición republicana francesa y la idea de que hay que poner un “cordón sanitario” en torno de la extrema derecha. Lo único que podría suceder es que la pequeña porción de la derecha que se alió con ellos pueda crecer, pero es muy poco probable. Obviamente, en política lo imposible no existe, basta con ver lo que sucede en otros países. Pero yo no creo que eso sea posible en Francia. Pensar un gobierno de cohabitación con la extrema derecha es imposible. Por más que la extrema derecha haya cambiado su perfil hacia uno más “dulce y moderado” sabemos quienes son: un partido que se ha formado con miembros de la Waffen-SS, el mismo padre de Le Pen fue torturador en la guerra de Argelia, son la extrema derecha de siempre. 

¿Cuál sería el programa que buscaría implementar la extrema derecha en el gobierno de Macron?

La extrema derecha no tiene programa, tiene algunas líneas generales, no sabemos lo que quieren hacer fuera de las cuestiones como prohibir la inmigración o su anti europeísmo. Sabemos que ideológicamente son ultraliberales en el sentido clásico de la palabra, aunque hablen de neokeynesianismo. Estos últimos años han ocultado esta mirada ultraliberal para poder conquistar parte del electorado desencantado con la izquierda tradicional.

El objetivo de Reagrupamiento Nacional no son las legislativas, son las presidenciales de 2027, lo que quieren lograr es gobernar con Macron para ir provocando poco a poco una crisis de gobernabilidad hasta forzar un llamado anticipado a elecciones presidenciales para que Marine Le Pen pueda ser presidenta.

¿Y qué pasa con el nuevo Nuevo Frente Popular (izquierda, comunistas, socialistas y la Francia Insumisa (FI)? ¿Hay un programa más allá de evitar que gobierne la extrema derecha?.

El Nuevo Frente Popular tiene un programa de “circunstancia” para poder frenar a la extrema derecha, un programa con los colores tradicionales de una propuesta de izquierda con una dimensión social importante, proponen el aumento del salario mínimo para los trabajadores, aumentar los impuestos sobre el capital, etc. Es difícil pensar que podrían implementar estas políticas, no hay una verdadera unidad entre ellos, sobre todo en el partido Socialistas que aún no ha hecho su “aggiornamiento” sigue estando muy dividido en un ala ultraliberal, casi macronistas, y la otra parte perdida como puede ser la que representa Hollande que aún no sabe para dónde ir porque no ha hecho su crítica sobre el pasado.

Por otro lado, tenemos a Jean Luc Melenchón y la Francia Insumisa que tiene un programa demasiado, no diría radical, pero sí rupturista que dificulta conseguir apoyos de sectores más moderados. Si ganan el próximo 7 de Julio, probablemente a la noche ya tendremos una crisis y el acuerdo va a estallar. 

Pero hay algo para tener en cuenta y es que en estas elecciones puede haber un aumento de la participación, si este aumento favorece mayoritariamente al Nuevo Frente Popular, pueden llegar a formar gobierno.

"En los últimos años hemos tenido a los chalecos amarillos, los agricultores, cada año tenemos estallidos en las Banlieue, en las periferias, hay un problema social gravisimo en este país que Macron no ha resuelto. Él pertenece a las élites que están totalmente desconectadas de la realidad de los problemas de la sociedad francesa"

Compartir:

¿Podría Melenchón ocupar el rol de primer Ministro, teniendo en cuenta que es una figura que genera rechazo entre los sectores moderados?

Ser primer ministro no depende de la personalidad, sino de la correlación de fuerzas dentro de la Asamblea Nacional, si los candidatos de Melenchon dentro del Frente ganan más circunscripciones podrán imponer a cualquier candidato, incluso, el propio Melenchón. Francia Insumisa será la que más votos coseche dentro de su coalición. Entrando en la política cínica, y conociendo la política francesa, te diría que incluso el partido Socialista puede promoverlo como primer Ministro porque saben que él provocaría rápidamente una crisis con Macron.

Más allá de los debates internos de la política, ¿qué es lo qué preocupa hoy a la sociedad francesa?.

Las preocupaciones de los franceses son de tres niveles: primero, la caída del poder adquisitivo, la vida cara, la inflación. Segundo, la inseguridad, el crecimiento de la violencia, hay una demanda de seguridad mucho más dominante que en épocas anteriores. En las últimas elecciones legislativas el entonces Frente Nacional tenía el apoyo de un 13% entre las mujeres, hoy ese apoyo por razones de seguridad alcanza un 19%. Tercero, la necesidad de renovar los servicios públicos en Francia destrozados por la política de Macron y de la Unión Europea. Por eso la dimensión anti europeísta está en la extrema derecha y en la izquierda. Detrás de esto está, también, la descalificación de Francia como potencia europea y eso los franceses lo viven como un sentimiento de humillación.

También se instaló en los medios las preocupación por el crecimiento del antisemitismo.

No es el antisemitismo lo que interesa a los franceses, es una creación superficial por parte de Macron como de una parte del electorado próximo al Partido Socialista. Francia no es antisemita ni islamófoba pero si que hay muchos antisemitas y tantos islamófobos: La lucha contra ellos es y debe ser permanente. La izquierda no es antisemita, esto es una mentira. El electorado del Nuevo Frente Popular, gran parte del electorado viene de los barrios populares, de la inmigración, los hijos de la inmigración que defienden su identidad musulmana y frente a ellos hay partidos que sostienen que “defender la identidad musulmana es ser antisemita”, es un proceso de manipulación.

¿Qué nivel de profundidad tiene la crisis del Estado francés?

El Estado republicano sigue siendo fuerte y va a haber una batalla tremenda si Reagrupamiento Nacional gana, porque todos los altos funcionarios han declarado que no van a aceptar trabajar con la extrema derecha, este Estado se construyó contra la extrema derecha históricamente hablando. Una cosa muy distinta es la dimensión cultural, tenemos un Estado republicano fuerte pero al mismo tiempo, hay una cultura republicana que se ha fisurado, se fisuró estos últimos años por causa de la desintegración social vinculada a la integración de Francia en el Sistema Económico Europeo. El hecho de que este país se ha vuelto un país de la UE, aceptando sus reglas, hace que no tenga capacidades para poner en marcha las políticas de integración republicana. No puede controlar su crecimiento, antes del euro la economía anualmente crecía al 5% ó 6%, ahora es del 1%. Estamos en una recesión. Con una inflación de 4% ,cuando los tratados de Maastricht de la UE establecen que la inflación no debe exceder el 1.3%. La deuda francesa hoy es del 110% del PBI, cuando Francia no debería pasar el 60%. Todos estos elementos paralizan el Estado a la hora de poner en marcha políticas sociales, no puede generar más déficit. La incapacidad integradora del Estado está vinculada a la construcción europea porque Francia perdió su papel motor dentro de esa construcción.

"Francia Insumisa será la que más votos coseche dentro de su coalición. Entrando en la política cínica, y conociendo la política francesa, te diría que incluso el partido Socialista puede promoverlo como primer Ministro porque saben que él provocaría rápidamente una crisis con Macron."

Compartir:

El debilitamiento de la República en términos sociales trajo una crisis en términos identitarios los franceses se preguntan hoy: “¿Quiénes somos?” es una de las preguntas más importantes en la calle. El tejido de la población está cambiando y eso genera mucho temor. Aunque eso no es específico de Francia, está vinculado a la globalización de las poblaciones. La extrema derecha aprovecha esto de la misma manera que en la década del 30´ aprovechó la inflación no para atacar al sistema económico que la producía sino atacar a la población judía, y hoy hacen lo mismo con los migrantes.

¿Podemos llegar a ver nuevos estallidos en función de los resultados electorales del domingo?

La diferencia entre Francia y el resto de los países europeos es que es un país habituado a las revoluciones y a las insurrecciones. En Francia todos los problemas se transforman en problemas políticos, el aumento del precio de la baguette que en el resto del mundo puede ser un problema económico, en Francia es un problema político. Esta característica que viene de la Revolución francesa no cambió ni va cambiar porque los franceses son un pueblo político por antonomasia como los alemanes son un pueblo filosófico, y los ingleses un pueblo económico. Por eso la posibilidad de que haya estallidos tras el resultado de estas elecciones es grande porque el país está en crisis.