22 de Febrero de 2024 •

13:31

Ashburn
42°
lluvia ligera
76% humidity
wind: 8m/s S
H 45 • L 40
49°
Thu
53°
Fri
47°
Sat
48°
Sun
56°
Mon
Weather from OpenWeatherMap
TW IG FB

03 de febrero 2023

Yoav Shamir

NO TODO LO QUE BRILLA ES SPIELBERG

Tiempo de lectura: 3 minutos

Los Fabelmans comienza con una escena en la que el joven Steven Spielberg y sus padres están parados afuera del cine y el padre le explica al niño la magia que está a punto de ver, donde habrá grandes personas en la pantalla y no hay que tener miedo. Hay una fórmula en el tablero que debe alcanzarse de la manera más formularia imaginable: la amplificación de la primera experiencia cinematográfica de Spielberg. Comprobar que se ha conseguido el objetivo.

Segunda escena: establezcamos el judaísmo de la familia. Para Hanukkah, el niño quiere luces de Navidad. ¡Pero somos judíos orgullosos, por lo que habrá y no habrá! El niño recibe un tren para Hanukkah y recrea lo que vio en el cine, el padre se despierta enojado y emocionado. Y de una manera muy respetuosa y suave justo antes de arreglar los trenes, le dice, “¿por qué destruiste los trenes?”. El joven Spielberg responde que tenía que verlo suceder. Una señal preliminar para la carrera por venir: se logró otra meta escrita.

Los Fabelmans es una película que parece tener la esencia de la escena escrita de antemano y luego se escribieron las escenas correctas para servir a la esencia de la escena. Eficiente, aburrida y sin impulso. Me hizo pensar en otras películas de Spielberg (algunas de las cuales tienen éxito en mi opinión como películas de fórmula), donde hay una desconexión total entre la representación de sus personajes en la pantalla y la realidad, al menos como yo la vivo. Cada uno de los personajes es una combinación, una esencia, una representación de personajes cinematográficos que Spielberg ha visto en otras películas. El mundo de imágenes de Spielberg está construido únicamente a partir de imágenes que aparecieron en otras películas, la emoción es una emoción que ha visto en otras películas.

No hay nada original ni creíble en sus personajes, porque todo lo que vive Spielberg viene de ver otras películas, su fricción con la realidad es nula. Y así, cada una de sus películas es una consideración (bien hecha) de cosas que ha visto en otras películas.

Compartir:

No hay nada original ni creíble en sus personajes, porque todo lo que vive Spielberg viene de ver otras películas, su fricción con la realidad es nula. Y así, cada una de sus películas es una consideración (bien hecha en su mayor parte) de cosas que ha visto en otras películas. No hace películas sobre la vida, hace películas sobre distintas representaciones de la vida que surgen de otros lugares, pero siempre mediatizadas y desconectadas de la vida. Puede funcionar en películas de fantasía, pero eso no asegura que vaya a funcionar en biografías.

Última escena el joven Spielberg con John Ford, otra representación cliché de un director envejecido, que es un genio loco y gruñón, pero también tiene un buen corazón, le da a Spielberg “el consejo” de su vida: fíjate en la posición del horizonte en el encuadre. Así terminamos con otro cliché y fórmula. Cuando salí del cine no pude dejar de pensar en “Días de Radio“, la brillante biografía fímica de un joven Woody Allen que tiene toda la jugosidad, el humor, la agudeza sobre la que un maduro Spielberg no tiene ni una pizca.

Yoav Shamir es un cineasta israelí, director de “Flipping out”, “Defamation”, “10 %” , “5 days” y “Checkpoint”.

Bancate este proyecto¡Ayudanos con tu aporte!

SUSCRIBIRME