12 / 05 | Sociedad

VAMOS QUE VENIMOS

Claroscuros de la concentración y paro petrolero del 6 de mayo de 2016 en Comodoro Rivadavia, RN3 y RN26


Es casi el mediodía y las columnas van llegando. Desde el sur avanzan los que llegan desde Caleta Olivia. Autos y combis se estacionan  en el barrio más cercano y caminamos por la ruta. Si las calles son del pueblo, alterar el sentido habitual de una ruta nacional como la 3 tiene un gusto también especial. Como el Minhocão de San Pablo en domingos, el asfalto se puebla de pisadas para dar lugar a la excepción, la fiesta, la reunión.

13221068_899209673523572_8478177628160705991_n

Se ha montado un escenario sobre la rotonda donde se aglomeran representantes de los sindicatos. Es, ante todo, una movilización sindical y de trabajadores que, aunque el día está soleado y sin viento, demuestran que saben cómo campear las ráfagas heladas: boinas, capuchas, gorras y hasta pasamontañas de jean hecho por alguna madre o hermana. Los trabajadores marchan con sus ropas de fajina que, muchas veces, los identifica por empresa. La columna de petroleros convencionales lleva chalecos de la agrupación 7 de octubre, que encabeza el actual Secretario General del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Chubut, el “Loma” Avila. La fecha recuerda la toma del año 2005 de Termap, la planta terminal marítima de donde parte el crudo de la Cuenca. Entonces, en medio de un paro de petroleros que ya llevaba dos semanas, un grupo de trabajadores tomó por asalto la planta.  Ahora, las banderolas de la UOCRA resaltan en la marea azul y blanca por su furioso verde manzana. Son las mismas que generalmente marcan presencia en las obras en construcción. Un grupo de la UOM se distingue por llevar colores marrones y la mirada desprevenida los confunde con el Club de Osos de Buenos Aires. Peludos y robustos, en sus pantalones cargo.

"La concentración se pretende “ciudadana”, sin embargo el asociativismo comodorense no se concentra en esta rotonda"

Compartir:

La concentración se pretende “ciudadana” y del “pueblo de Comodoro Rivadavia”. Sin embargo, son pocas las agrupaciones no sindicales. Se distinguen las banderas de la UNPSJB, la Universidad Nacional local, también golpeada por las nuevas medidas. Pero no hay juntas vecinales, ni  clubes. El “asociativismo comodorense” no se concentra en esta rotonda. Hay sí, en cambio, funcionarios públicos y representantes de partidos políticos en el palco. La política no quiere pasar desapercibida y de hecho la concentración más tarde cerrará con las palabras de Carlos Linares, el intendente de la localidad. Para ese momento, las columnas ya se irán retirando hasta dejarlo hablando ante un espacio semi vacío.


13179308_898754763569063_4061024988103741015_n

Antes, los referentes sindicales harán alusión a los difíciles vínculos entre “la política” y “los sindicatos”. Mientras algunos, como el Loma Avila, descargará gran parte de su discurso en agradecimientos y saludos a los senadores, intendentes y legisladores (mencionando al final, pero “muy especialmente” a los trabajadores); otros como Claudio Vidal, de petroleros de Santa Cruz, dirá que “las disputas políticas destruyen al trabajador”. Lo dice desde la provincia cuna (y tierra arrasada) del Frente para la Victoria. La diatriba congrega tales emociones que un canto espontáneo se dispara “que se vayan todos, que no quede ni uno solo”. Vidal apacigua: “este no es un llamado a la revolución”. No, claro. En algo coinciden todos: al gobernador de la provincia de Chubut se le agradece, pero no se lo nombra.

"El intendente de la localidad hace el discurso de cierre mientras las columnas se retiran hasta dejarlo hablando en el vacío"

Compartir:

La lectura del documento consensuado entre las organizaciones convocantes la lleva adelante al comienzo del acto Carlos Gomez, legislador provincial e integrante del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de la provincia del Chubut. Tiene un timbre de voz muy particular y es elocuente al posicionarse frente a “las operadoras” (mencionadas siempre así: todas y ninguna, aunque en la Cuenca el peso diferencial de cada una sea bien diferente). Se critica a YPF a pocos kilómetros de Ramón Santos, donde hace menos de un lustro se declaró la reversión de áreas de REPSOL que inició el proceso de renacionalización. Entonces se hablaba de la empresa insignia de bandera, de Mosconi y de la soberanía energética. Poco parece quedar de ello. Todo puede burocratizarse y entonces se pasa lectura a los equipos de work over y pulling que PAE va a “subir”. Porque los equipos suben y bajan, como las cigüeñas que bombean el petróleo en los pozos. Volverán a la actividad tres de esos equipos (aplausos)… de los diez que habían suspendido. No se lo menciona como Cerro Dragón (el yacimiento más grande de la cuenca) sino como “el yacimiento de PAE”, para que nadie dude que la reversión no es un horizonte. Difícil celebrar una victoria sin amenazas.

13179044_899209566856916_4635742011114875917_n

Sesenta mil personas es el número acordado antes y tras la concentración. Los drones que surcan el cielo límpido de este mediodía invitan a pensar que somos algunos menos. Igual fuimos muchxs. Como se dijo “todos trabajadores, hijos de trabajadores”. No las madres, tampoco las trabajadoras. En alguna parte flamea una bandera rosa que identifica la Secretaría de la Mujer del Sindicato de petroleros. Algunas sin embargo están. Con sus compañeros de trabajo o acompañando a los suyos en una jornada que, como el primero de mayo, se le asalta al capital. Más tarde seguro habrá almuerzos compartidos, mates al aire libre, pic nic. Al final, esto de movilizarse no es tan malo. La hija de un dirigente comunista recuerda que cuando la privatización de YPF, en Comodoro eran parias quienes salían a protestar en las calles. Hoy somos muchxs.

"El asunto es saber “Quién va por quién”. Ahí la pregunta. Aquí nosotrxs"

Compartir:

Estamos ahí, en un punto ínfimo de cruce entre dos rutas. En un lugar que muchos no sabrían ni señalar en el mapa. Es la reunión de distintas localidades (Caleta Olivia, Sarmiento, Las Heras, Pico Truncado, Comodoro …y dale Comodoro). José Lludgar, Secretario General de petroleros jerárquicos, dibuja redes más amplias, como la de su sindicato: llega hasta Tierra del Fuego. Es entonces la síntesis de una tierra sin nombre ni coordenadas fijas. Es el Golfo San Jorge, “Comodoro y el flanco norte de Santa Cruz”, la Patagonia Central. Hay expectativa sobre cómo nos miren, sobre cómo se vea para la televisión (en los canales del empresario local, hoy acosado judicialmente). “Que bajen las banderas”, insiste el locutor. La expectativa de ser Uno (el que se decida desde el palco). Y sin embargo sobran las preguntas, los interrogantes no se acaban. El asunto es saber “Quién va por quién”, incita Lludgar. Ahí la pregunta. Aquí nosotrxs.

 


You Might Also Like

Comentarios

Dejanos tu comentario