12 / 02 | Mundo, Política

UNIDAD, HUMILDAD Y DESCONCIERTO EN PODEMOS


El grito desde las gradas fue uno, compacto y seguro: unidad. La demanda de las bases a su dirigencia sonó como mantra durante los días que duró el congreso del partido. Humildad. Esa fue la palabra que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, sumó a la consigna de unidad y sobre la que levantó su discurso una vez conocidos los resultados que lo reafirmaron como líder indiscutido del partido.

Si antes del congreso, la posibilidad de repetir el apretado margen electoral de diciembre perfilaba como la mejor salida para los errejonistas, el resultado que deja la votación de Vistalegre II avanza como golpe en el estómago para ese sector de la política. Pablo Iglesias obtuvo sobre Errejón una ventaja evidente. Tanto su lista como todos sus documentos se impusieron en las primarias.

Iglesias, con más de la mitad del total de los votos, sumó 37 miembros para el consejo ciudadano estatal; mientras Errejón, con poco más que un tercio, quedó con 14 menos que Iglesias. No sólo eso, la cantidad de votos ubican a Errejón en tercer lugar detrás del actual responsable de Organización, Pablo Echenique, quién en Vistalegre I se planteó como alternativa al tándem Iglesias-Errejón. La sangría entre las partes marca una diferencia de más de 2 millones de puntos.


"Pablo Iglesias obtuvo sobre Errejón una ventaja evidente"

Compartir:

Unidad y humildad. Esos fueron los dos pilares sobre los que Iglesias construyó, como es costumbre, un discurso casi poético. Unidad para enfrentar a los de afuera. Humildad para los de adentro. Errejón prefirió hacer hincapié en la diversidad. Unidad y pluralidad. Esas fueron las palabras del hasta hace unas horas secretario político de la organización.

Un tercio del apoyo de las bases no es poco pero representa mucho menos que dividir el tablero en partes iguales. A pocas horas de conocerse los resultados, nadie puede asegurar la continuidad de Errejón como secretario político del partido. “Lo tendrá que decidir el Consejo Ciudadano”, dijo Errejón. “Si la nueva dirección decide que hay personas más valiosas para los puestos de relevancia, estaré a su lado”. La determinación caerá entonces en manos de una instancia de decisión en la que Iglesias cuenta con la mitad más uno de los votos.

Por lo tanto, Iglesias dispone de tres opciones en su mano. Mantener a Errejón en su cargo en una especie de lección de humildad que predica, marcando a su vez el predominio de su figura sobre las líneas internas del partido. ¿Posibilidades de que esto suceda? Poco más que cero. La otra es reemplazarlo por Echenique argumentando que es el segundo más votado. Lo que implicaría plantear un enroque entre figuras fuertes que, según se especula, Iglesias hubiera hecho de todos modos incluso sin que Echenique hubiera superado a Errejón en cantidad de puntos. O, la tercera y última opción, que llamaremos alternativa Monedero, sería borrar de un plumazo ese espacio dentro de la estructura organizativa del partido, anulando su existencia. “La secretaría política es un disparate. No puede haber un secretario general y un secretario político, porque es lo mismo”, dijo Juan Carlos Monedero al finalizar el congreso.

"nadie puede asegurar la continuidad de Errejón como secretario político del partido"

Compartir:

Si la apuesta de Errejón fue mostrar capacidad de daño para marcar territorio al interior de Podemos, los resultados le quedaron cortos. Las imágenes hablan por sí solas. El cambio de figuras que rodeaban a Pablo Iglesias en el primer Vistalegre ya quedó completamente desfigurado. Hasta incluso Carolina Bescansa decidió correrse a un lado para evitar sentir el impacto de una interna que definió como “choque de trenes”. En este Vistalegre, entre Iglesias y Errejón mediaban tres figuras de peso como es Irene Montero y Rafa Mayoral además de Echenique. Los dos primeros, según la tesis Luis Alegre, persona de confianza de Iglesias, conformarían ese círculo rojo de ex militantes del PC que digitarían el vuelco hacia una posición más tradicional de izquierda que supuestamente ha venido adoptando Iglesias en los últimos meses.

Unidad, humildad y pluralidad fueron las consignas de un congreso que lo que menos tuvo fue algo de todo eso. Pero de eso se trata, de plantar lemas como señuelos para conducir el rumbo en momentos de absoluto desconcierto.

"ese círculo rojo de ex militantes del PC que digitarían el vuelco hacia una posición más tradicional de izquierda"

Compartir:

GRA155. MADRID, 11/02/2017.- El secretario general, Pablo Iglesias (d), junto a los dirigentes del partido, Pablo Echenique (2d), Irene Montero (c), Rafael Mayoral (2i), e Íñigo Errejón (i), durante la primera jornada de la Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre II que definirá el futuro de la formación morada. EFE/Chema Moya


You Might Also Like

Comentarios

Dejanos tu comentario