16 / 10 | Mundo

UNA RANCHERA TEXANA PARA DONALD TRUMP


Ella lleva anteojos, look hipster y pantalones cortos. Está trabajando en su Mac con un programa de diseño. Prepara mensajes negativos contra una candidata demócrata en Nevada que luego serán distribuidos en Twitter y Facebook. “Ella es la fanática de Donald Trump que tenemos en la oficina”, comenta su jefe, Vince Harris. Ariel Gherman, de unos veinte y algo de años, trabaja en Harris Media. Una consultora especializada en campañas digitales en Austin, Texas.

¿Por qué te gusta Trump?. “Porque dice las cosas como son, sin vueltas”, responde ella. Al costado de su escritorio hay un cartel de campaña que reza: “La mayoría silenciosa está con Trump”. Entre las cosas que admira de Trump está el modo en que logró enriquecerse. “Hillary también acumuló dinero, con los donantes; pero lo hace a cambio de favores políticos y eso es corrupción”, evalúa Gherman.

En la entrada de la oficina hay un recorte donde se define a Harris como el “el inventor de la internet republicana”. En otra pared se acumulan el nombre de sus clientes, casi todos candidatos políticos, como el senador Newt Gingrich o el candidato presidencial Rand Paul, uno de los 15 contendientes que quedó en carrera por el vendaval Trump. Este publicista también tuvo un importante cliente en el exterior, Benjamin Netanyahu, quien lo contrató, cuenta él, tras una entrevista de unos 15 minutos en Tel Aviv. “Es el hombre más brillante que conocí”, asegura Harris sobre Bibi.


Harris Media

“Yo estuve trabajando meses en contra de Trump, pero tengo que reconocer que es un genio de las redes sociales y los medios”, explica Harris. Desde su perspectiva, Hillary Clinton no tiene un programa político y Trump sí: “Quiere construir un muro, eso es una política pública para los israelíes”. Harris tiene clientes privados y asociaciones civiles, pero en política sólo trabaja para los republicanos.

La mayoría de Texas es conservadora y republicana, allí Trump ganará los 38 electores en juego. Sin embargo, en no es un candidato que se amolde a los estilos texanos, donde el favorito era el senador ultraconservador Ted Cruz, nativo de la tierra conocida por sus sombreros, botas y rancheras.

Para el profesor de la Universidad de Texas y consultor de opinión pública Jim Henson, “la inconsistencia ideológica de Trump es un problema para el votante conservador texano; los hombres de negocios miran con recelo sus posiciones sobre comercio y otros dudan por sus antecedentes mixtos en el tema del aborto, su historial matrimonial y, en general, su estilo urbanizado del nordeste”.

Sin embargo, Henson indica que el “nativismo” -esto es, el recelo por las minorías que amenazan con dejar de ser tales- y su oposición a los acuerdos bipartidistas son elementos que también había utilizado Ted Cruz y ahora repite, con su estilo, Trump. También hay otros elementos que garantizan el apoyo texano a Trump, afirma: “Su visión restrictiva en materia de inmigración, la vinculación entre los extranjeros y el delito; y, por supuesto, sus ataques contra Barack Obama y Clinton”.

"Quiere construir un muro, eso es una política pública para los israelíes”"

Compartir:

“Durante la campaña no apoyé a ningún candidato, pero en noviembre voy a votar a boleta completa por el Partido Republicano”, explica el senador estatal por el distrito 136 de Texas, Tony Dale. En un folleto que repartió entre sus electores cuenta que la Coalición Conservadora de Texas lo declaró “Conservador de Coraje” y la organización Derecho a la Vida Texas le dio un puntaje del 100% como “pro-vida”.

Dale coincide con Trump en los problemas que enfrenta la frontera. Como miembro del Comité de Seguridad del senado recibe semana a semana reportes de lo que ocurre en el borde con México. “Se atrapan todos los meses de 3 mil a 7 mil personas intentando cruzar la frontera de manera ilegal, los méxicanos son sólo un cuarto del total. Hay sobre todo ahora hondureños y guatemaltecos; pero también nigerianos, argentinos, hay incluso canadienses”, exclama entre risas.

“En mi distrito mucha gente va a votar a Trump porque desprecia a Hillary, cree que ella no es una persona confiable. Pero hay muchas cosas que no sabemos sobre las posiciones de Trump, los electores van a dar un salto de fé”, indica el legislador.

 

 

 

 

 


You Might Also Like

Comentarios

Dejanos tu comentario