03 / 08 | Cultura

UN TOCQUEVILLE PARA LA CONTRARREVOLUCIÓN

“La filosofía del siglo XVIII ha sido destructora, la del XIX debe ser organizadora”, dijo alguna vez Claude-Henri de Saint-Simon. En ese siglo XIX que alguna vez fue el porvenir y que hoy es pasado es que escribe este otro singular pensador francés llamado Alexis de Tocqueville. En sus trabajos, no solo analiza las causas de la caída del Ancien Régime y el surgimiento de la democracia norteamericana sino que además percibe tendencias mundiales que serán verificadas por la realidad del siglo XX. El autor pronostica que la humanidad avanzará hacia la centralización y la democratización del globo en un siglo –XX– que será dominado por Estados Unidos y Rusia. Quizás el mundo tienda a ser como los Estados Unidos, pero no hay que olvidar que Estados Unidos huye hacia el oeste: al desierto.

Portador de una mirada “suave, clara y siempre un poco triste” (en palabras de Carl Schmitt), la obra de Tocqueville atraviesa la historia política mundial de los últimos siglos pasando principalmente por Francia y Estados Unidos hasta llegar en nuestros días a una nueva potencia en ebullición como es China. En este país, gobernado por el Partido Comunista, un importante miembro del Comité Central, Wang Qishan, ferviente lector de Tocqueville, ha instado hace algún tiempo a los afiliados del partido a leer L’Ancien Régime et la Révolution para así, quizás, evitar que una nueva revolución política destrone al partido de Mao Tse Tung.

Seguir leyendo en La Vanguardia
 


You Might Also Like

Comentarios

Dejanos tu comentario