08 / 06 | Política

UCR, ORÍGENES Y CANTO DE SIRENAS


De internas saben, y mucho. La UCR, en todas sus variantes, cívica, radical, personalista, anti, del pueblo, intransigente, renovación cambista, coordinadora, y un largo etc., tiene afinidad por ellas. “Dos radicales, tres internas” es una máxima que los radicales cargan y nunca han sabido convertir en fortaleza.

Sí han sabido, sin embargo, construir oportunidades (más de una vez) a partir de las internas, atrayendo como un canto de sirenas democrático a otras fuerzas a formar parte de un juego que llevan 125 años jugando.

En resumen, la Convención Nacional de Gualeguaychú, en marzo de este año, no fue más que eso, una muestra de la pugna sobre a quiénes y cómo tentar en la trampa e invitar dentro de la jaula del pájaro; como en Supercampeones, el clásico con Oliver Atom y Benji Price, cuando el equipo San Francis solo hacía pases entre sí para atraer al equipo contrario y así neutralizarlo, abriendo la posibilidad para que uno de los suyos escape solo entre la defensa hacia el arco rival. En Gualeguaychú se decidió, no sin polémica, que ese jugador sea Ernesto Sanz.


sanz

“El candidato es el proyecto”

Nos hemos acostumbrado a escuchar esto de boca de los distintos poli candidatos a presidente del Frente para la Victoria, de los que ahora quedan dos; uno diciendolo un poco más convencido que el otro. Sin embargo, la despersonalización de la candidatura no es algo original, tiene añares. Es incluso anterior al recordado “mi único heredero es el pueblo”. Esta posición es un elemento constitutivo, un punto de apoyo y piedra angular, del partido que habita la vereda de enfrente.

A veces olvidada, a veces ninguneada, muchas desconocida, la UCR encuentra en su fundación en 1891 una hoja de ruta que delinea lo que podría caracterizarse como su constitución. Hubo un tiempo que esta estuvo claramente delimitada. Hoy no se la escucha mucho, y hasta puede que la hayan olvidado ya que pertenece al primer radicalismo. Y digo primer, porque desde aquel bajo Alem, al que hoy preside Ernesto Sanz hubo tantos dobleces y roturas que se entiende por qué no se escuchan estas líneas hace tiempo ya: libertad política, honradez administrativa, impersonalidad de la coalición, y sentimiento nacional.

Tranquilos “Boina Blancas”, nadie dice que no recuerdan sus inicios, solo que les cuesta convivir con ellos.

De orígenes y sirenas

¿Qué tienen en común entonces los orígenes y las sirenas? Sanz ha hecho una evaluación clara de las posibilidades que tiene por delante.

A la elección general, en soledad, se va a perder, y las elecciones están hechas para ganar. “¿Qué elección sí puedo ganar?” se habrá preguntado el sanrafaelino. “Una interna, algo que los radicales venimos haciendo hace más de un siglo”. “Entonces, armemos una que incluya al candidato mejor posicionado en la oposición”. Este candidato es Mauricio Macri.

¿Y Sergio Massa? El tiempo le ha dado la razón a Sanz. Quienes han abandonado el Frente Renovador, en su mayor parte, han regresado a su espacio de origen, el peronismo de la provincia de Buenos Aires, espacio que, en una interna, la UCR no hubiera podido fiscalizar nunca y que por su volumen de votos hubiera sido un golpe fatal.

Es así que las sirenas radicales, libertad mediante otorgada a nivel provincial, cantan hermosas canciones en el horizonte para atraer al PRO y su Ulises, como en su momento hicieron con el FrePaSo.

Ahora, frente a este escenario, surgen dos preguntas:

1- ¿Puede Sanz vencer a Macri? La respuesta es No. De acuerdo a todas la mediciones, Sanz no tiene el conocimiento, la exposición, ni la popularidad de Macri, y no va a obtenerla en estos meses.

2- ¿Puede la UCR vencer al PRO en una interna? Acá sí ya hay algunos números por fuera de las encuestas.

Hasta ahora han habido elecciones en 6 distritos, CABA, Santa Fé y Salta, donde PRO y UCR han ido por separado; Chaco, Mendoza y Neuquén, donde han ido en algún tipo de unidad. A continuación vemos los votos que han recibido en los espacios que se han presentado PRO y UCR por separado,

cuadro I

Como podemos observar, una distancia de un millón de votos separara a ambos. Sumemos las elecciones en la que ambos espacios han compartido listas y/o candidaturas,

cuadro II

Antes de continuar, hay que hacer la salvedad que estamos analizando política y no matemáticas. Los espacios se cruzan entre sí y la candidatura de Margarita Stolbizer busca atraer votantes radicales.

Sin embargo, considerando minoritario el aporte del PRO en Mendoza y Chaco, puede observarse una potencial paridad entre las agrupaciones. Es más, de este análisis de fantasia, quizas Salta es el “regalo” más grande aquí; esos votos podrían adjudicarse a la interna Massa-De La Sota sin despeinarlos.

Considerando esta pequeña muestra, pensando hacia adelante en distritos como La Pampa y Entre Ríos, donde el PRO ha realizado buenas elecciones, Córdoba y Tucumán, donde la UCR es el más fuerte de los socios, y la provincia de Buenos Aires, donde la UCR más que duplica al PRO en municipios gobernados (18 a 7), parece entreverse una potencial paridad entre los partidos.

Coro de Sirenas

Con la llegada de Lucas Llach, como candidato a vicepresidente, parece confirmarse aún más que Sanz solo piensa en la interna con el PRO. Podría haber elegido a María Luisa Storani como candidata a vice, por citar un ejemplo, con palmares radicales varios, mujer, y de apellido con historia, pero hubiera perdido un interlocutor con el electorado que disputa.

Gabriel Dreyfus se ha cansado de contar como, en la campaña del ‘83, Alfonsín les devolvió piezas de comunicación porque le hablaban solo al votante radical y él había identificado que lo que le faltaba a su candidatura para triunfar eran ciertos puntos específicos dentro del peronismo y necesitaba traerlos para a su molino. La estrategia de Sanz no es distinta, necesita alguien que pueda llegar a los oídos que hoy no lo escuchan en la interna que considera poder disputar; de los radicales deberá encargarse él.

Voto contra voto, el radicalismo parece tener el capital suficiente para enfrentar a un Macri en apogeo que habiendo superado la Gral. Paz en 2011, con la excelente elección de Miguel del Sel, aún debe cruzar el Rubicón. Está en manos de Ernesto Sanz convencer a sus correligionarios de que es una empresa que puede lograrse y alinearlos rápidamente detrás suyo; mientras tanto, Llach gana tiempo descalzo, con dietas y provincias de colores.

(Los datos son del Blog de @andy_tow)

[1] En la Ciudad de Buenos Aires el espacio ECO aglutina a la Coalición Cívica y al Partido Socialista, junto a la UCR.

[2] El PRO fue dentro de la fórmula “Romero-Olmedo”, La UCR presentó candidato junto a la CC y el PS.

[3] La candidatura de Quiroga a gobernador sumaba votos de listas separadas.


You Might Also Like

1 Comentario

  • graciela carnevale says: 9 junio, 2015 at 17:06

    Hola. Muy interesante. Lamentablemente el cuadro no puede entenderse por ser muy oscuro. Había forma de que me lo enviaran un poco más claro? Se los agradecería mucho ya entiendo debe ser un muy buen resumen. Un abrazo y gracias!

    Reply
  • Dejanos tu comentario