21 / 04 | Cultura

SUDAMERICAN ROCKERS


 

“Si Gustavo Cerati viviera no haría Séptimo día

Tweety Gonzales

“A ellos los invitaban al festival de Viña y a nosotros no, ellos eran los que salían en las portadas de las revistas y nosotros no, eran los favoritos de Pinochet.”


Claudio Narea

“Si ellos pretendían que cantaran para el régimen que tenían ellos están completamente equivocados. Nosotros cantamos para la gente.”

Gustavo Cerati

 

Es un domingo fresco y lluvioso en Buenos Aires. Camino por la Avenida Alem y veo una cantidad de gente salir del Luna Park. Miro la hora, son las siete de la tarde. Raro, demasiado temprano para un recital. Giro mi cabeza y veo manteros sobre la vereda. Cuando me acerco a ver qué están vendiendo una marea humana se viene hacia mi sin piedad alguna. Familias, parejas que rondan los cuarenta, millenials… La gran mayoría viste remeras de Soda Stereo o Gustavo Cerati. Al instante lo recuerdo, Sep7imo día, el espectáculo de Cirque Du Soleil. La Retro manía invade la Ciudad de la furia.

A la “vuelta de Soda a los escenarios” se le suma la reedición de todos sus discos en vinilo y la publicación de “Soda Stereo, la biografía total”, escrita por el periodista Marcelo Fernández Bittar. El libro, dividido en las etapas y los discos de la banda posee un estilo monográfico y correcto. El complemento ideal para el show ideado Cirque Du Soleil.

Un relato lineal y muy fácil de leer que podría ser considerado como un manual escolar de Soda Stereo para futuras escuelas de rock. Temas centrales como la escena musical en la que nació la banda o el contexto político y cultural en el cual se produjo la aparición del trío aparecen tan solo como anécdotas o pequeños recuerdos al margen.

En el año 2015 se reeditó en Chile “Corazones rojos, la biografía no autorizada de Los Prisioneros”, escrita por el periodista Freddy Stock. ¿Quiénes eran Los Prisioneros? La banda mas importante del rock chileno y la contracara de Soda Stereo según parte de la prensa del país trasandino.

"¿Quiénes eran Los Prisioneros? La banda mas importante del rock chileno y la contracara de Soda Stereo"

Compartir:

Jorge Gonzales, Claudio Narea y Miguel Tapia eran tres muchachos de clase trabajadora llenos de resentimiento en el Chile de Pinochet que lograron ser la banda mas popular de su país y también obtuvieron reconocimiento en buena parte de América del Sur. Tuvieron un solo obstáculo: un trío argentino llamado Soda Stereo que estaba predestinado a conquistar toda América y hacerles sombra en su propio país.

El libro de Stock retrata de manera muy precisa y extensa el contexto de opresión en cual Los Prisioneros editaron su primer disco “La voz de los 80”. Una obra fundamental para la música chilena durante la dictadura Pinochetista.

El rencor de clase que Los Prisioneros lograron transformar en grandes canciones, sus historias de vida, cómo sufrieron la censura por sus posturas políticas y cómo una banda que, a causa de su propio talento, se transforma en exponente de la clase social que siempre odió. Más allá de las clásicas peleas por egos y composiciones que se pueden producir en cualquier banda, la sensación final que deja el libro de Stock es que una vez llegada la democracia a Chile, Los Prisioneros pierden su razón de ser.

"una banda que, a causa de su propio talento, se transforma en exponente de la clase social que siempre odió"

Compartir:

Hay una grieta

La historia de la rivalidad entre Soda Stereo y Los Prisioneros nunca llegó a la Argentina por la simple razón de que recién en la década de los 90 en el país se empezó a consumir música en castellano realizada mas allá de nuestras fronteras. De la mano de la globalización llegaron Café Tacuba, Molotov, Aterciopelados y otros. Una vez que MTV lanzó la nación alterlatina comenzaron a escucharse guitarras y sintetizadores de todo el continente.

Pero para ese momento ya era tarde: los Prisioneros se habían disuelto. Los Tetas, Nicole y otros músicos chilenos pisaron suelo argentino con resultados dispares.

Lo cierto es que una oída minuciosa a los discos de Los Prisioneros y Soda Stereo prueba que ambas bandas tenían muchas mas cosas en común que diferencias. Tal vez, por eso compartían público.

Los discos debut de las dos bandas (Soda Stereo y La Voz de Los 80) comparten el mismo sonido new wave de comienzos de los 80. Los chilenos tiraban piedras desde sus palabras contra Pinochet y los argentinos celebraban que el “régimen se había acabado”. Las dos placas hablaban de política. Cada una a su manera.

soda-stereo-sala-de-ensayo-casa-de-charly-alberti

En el momento en el que Los Prisioneros editan su segundo disco llamado Tirando Piedras, Gonzales, Narea y Tapia dejan de lado las guitarras e influenciados por Depeche Mode rompen el molde. Dejan el sonido clásico rockero para reemplazarlo por teclados, samplers y loops.

Un año antes Soda sumaba a sus filas a Fabián Von Quintiero en Nada Personal y el “carnavalito dark” llamado Cuando pase el temblor iba a quedar sellado en la historia del rock en gran parte por los teclados del “Zorrito”.

Para 1986 Soda desató la locura con una gira multitudinaria y extensa en toda América Latina presentando Signos. Persiana Americana, Prófugos, Final Caja Negra… Una colección de hits. Para sus fans mas ochentosos el mejor disco de la banda.

suda_17121

Los Prisioneros lanzaron La Cultura de la Basura, su tercer disco, un año después. Con la misma intención que Soda Stereo. La conquista de América. Tan obsesionados estaban que decidieron realizar una edición especial para el exterior con su gran hit Sudamerican Rockers.

El 15 de septiembre de 1988 Soda cierra su primera etapa musical de la mano de Carlos Alomar como productor, guitarrista de la histórica Trilogía Berlinesa De David Bowie (Low, Heroes, Lodgers). Editado en plena debacle de la primavera Alfonsinista, Soda Stereo invitaba a bailar una vez más con un sonido mas funk que en sus discos anteriores. Sin embargo Cerati capturó el inconsciente social y colectivo de Buenos Aires y creó La Ciudad de la Furia.

"Canción Animal, un grito primal que miraba por primera vez al rock argentino que los antecedía"

Compartir:

La Sodamanía ya estaba completamente desatada y Los Prisioneros no habían logrado su cometido. Eran profetas solo en su tierra. Tal vez, un precio que debieron pagar por auto-rotularse como “verdaderos rockeros”.

En 1990 Soda regresa con un sonido mucho mas duro que los anteriores. Canción Animal, un grito primal que miraba por primera vez al rock argentino que los antecedía ((en) el séptimo día, Un millón de años luz, Canción Animal, Té para tres). Además de la famosa Gira Animal que recorrió más de un continente.

Unos meses antes, unos Prisioneros al borde de la ruptura acudían a un no tan conocido Gustavo Santaolalla por ese entonces para que les produzca su nuevo disco en Los Ángeles. Inconscientemente, Corazones su última placa, daba el puntapié al movimiento Alterlatino que sería una de las piedras fundamentales de la década del 90 en el rock en castellano.

La música y las letras en el tercer disco de estudio de Los Prisioneros fueron una ruptura con sus obras anteriores. Tapia y Nerea estaban involucrados en un triangulo amoroso y lo que quedó plasmado en la música y las letras fueron historias sobre las relaciones humanas, las traiciones, el amor y la soledad. Inesperado para una banda tan comprometida políticamente como Los Prisioneros.

Dos años después, el grupo de rock mas importante de Chile, decía adiós. Y Soda Stereo duraría cinco años mas y editaría los discos mas arriesgados y experimentales de su carrera. Para 1997 tanto Gustavo Cerati como Jorge Gonzales se encontraban inmersos en sus carreras solistas. Los dos muy influenciados por la música electrónica. Sus carreras tuvieron éxitos y altibajos. Discos que hoy ya son clásicos y otros que se podrían considerar “solo para sus fans”.

"Me verás caer: la crisis del rock argentino"

Compartir:

Y como si fuese un bis de Soda y Los Prisioneros, en la década del 2000 las dos bandas se reunieron y dieron conciertos multitudinarios a lo largo y a lo ancho del continente americano.

Me verás volver

En Agosto del año pasado, el medio chileno La Tercera publicó una nota llamada “Me verás caer: la crisis del rock argentino” donde se pregunta por qué las bandas de este país ya no suenan con tanta masividad en terreno chileno, como hace veinte años atrás.

Tal vez, las compuertas que abrieron Soda Stereo y Los Prisioneros en tierras trasandinas hacen que Chile hoy tenga una escena más que interesante y diversa (Gepe, Fernando Milagros, Alex Andawater y tantos otros). En lo que respecta a la Argentina, capaz que aquí y ahora, cuando termines de leer estas líneas en algún bar (como el Stud Free Pub o Paladium en los 80) se esté gestando una nueva camada de músicos que en unos años estén preparados para dar un salto mayor.

Laurie Anderson alguna vez sostuvo que “el rock es como la cepa de un virus que nunca deja de reproducirse”. Esa cepa es subterránea, está en pleno desarrollo y falta poco para que explote.


You Might Also Like

Comentarios

Dejanos tu comentario