08 / 03 | 8 de Marzo

ROMPER EL EJE, PARA CREAR UNO NUEVO

Lucila De Ponti @ludeponti Diputada Nacional Movimiento Evita


Es una palabra nueva que un sujeto nuevo pronuncia, y confía al instante mismo su difusión. Actuar se convierte en algo simple y elemental.”[i] El feminismo no es algo nuevo, como tampoco lo son las palabras que Carla Lonzi escribió en 1970; y claro, tampoco las mujeres somos algo novedoso. Pero como la imagen de una bomba explotando en la cara de tantos que no pueden (o no quieren) verlo, el movimiento feminista en Argentina y el mundo avanza a paso sostenido y en una curva ascendente de masividad y contundencia, que logra incluso reconfigurar sus propios límites y ponerlos siempre un poquito más lejos, agrandando la base social y los niveles de reflexión y conciencia.

Que el feminismo, como teoría y política, se sostenga en el cuestionamiento al orden de privilegios sobre el cual se estructura nuestro mundo, debe tener seguramente algo que ver con la potencia de esa marea callejera que puede montar acontecimientos masivos para expresar demandas que van desde la denuncia frente a los femicidios y todas las formas de violencia machista, hasta sostener por tercera vez un paro internacional de mujeres, enfrentando las desigualdades que nos oprimen en el mundo del trabajo, y repudiar las políticas de empobrecimiento y ajuste que nos condenan a vidas indignas. En todos y cada uno de los casos cuestionando el rol que la sociedad le atribuye a las mujeres, lugar que no estamos dispuestas a seguir asumiendo.

"Heterogéneo, multicolor, sin una conducción, sin una referencia. Un bichx rarx para la política argentina. Bicho al que, para mirar y aprehender, resulta inexorable sacarse los lentes modelo siglo XX. "

Compartir:

Sin embargo, la productividad política y social del feminismo no está sólo en ese movimiento de denuncia y rebelión frente a los privilegios consolidados y el poder socialmente impuesto, también propone un futuro deseable para cada mujer y para cada persona que elige una identidad disidente. Y se configura, así, en un conflicto social significativo para este tiempo histórico que moviliza a la acción y genera un sentido de pertenencia.


Cada una de nosotras puede encontrar en su experiencia de vida numerosas situaciones de dominación por parte del sistema patriarcal, es decir, situaciones en las que un acto de poder y dominación fue ejercido sobre nosotras simplemente por nuestra condición de mujer. En el mismo sentido, cada una de nosotras puede encontrar también en el proyecto feminista la posibilidad de soñar con el futuro que deseamos, y la oportunidad de salir a construirlo.

2642310h688

En cada acto de rechazo a las condiciones de desigualdad, ejercemos la acción de rebelarnos frente a una situación de dominación; en cada acto abonamos a la construcción de otro sistema de valores distintos. En la conformación de espacios de infancia en los barrios populares, que construimos para que las trabajadoras de la economía popular desarrollen sus tareas; en el escrache a la (in)justicia misógina y clasista, que se niega a condenar a los femicidas de nuestras pibas; en las consejerías que democratizan el acceso al aborto seguro; en la exigencia de que nuestras universidades sean conducidas con criterios de paridad en la integración de los espacios de poder; en los talleres en las escuelas que buscan que los pibes de hoy sean mañana varones respetuosos que cuestionen sus privilegios; en cada ley que bautizamos con el nombre de una hermana que nos robaron, o en cada proyecto que busca hacer de la autonomía sobre nuestras vidas, un derecho reconocido. Por mas heterogéneo que sea este conjunto de acciones, en todas ellas buscamos construir otra realidad posible. Y es esa diversidad la potencia que hoy empuja al movimiento feminista y lo habilita a condicionar la agenda pública.

"Me acuerdo de un capitulo de GOT donde la hermosa Khaleese le dice a alguien “no quiero cambiar la rueda que mueve al mundo, quiero romperla”. Va por ahí: romper el eje, para crear uno nuevo. "

Compartir:

Heterogéneo, multicolor, sin una conducción, sin una referencia. Un bichx rarx para la política argentina. Bicho al que, para mirar y aprehender, resulta inexorable sacarse los lentes modelo siglo XX. Y resulta imprescindible no tenerle miedo a lo que existe y crece en nuestra propia sociedad. No temerle a la posibilidad de que, en un futuro cercano, las expresiones y las prácticas que intenten de manera más incisiva y efectiva oponerse a la injusticia y al saqueo, para construir un orden transformador y un proyecto de dignidad social, emerjan de sujetas sociales y políticas que hasta hoy habitaban los márgenes del poder. Un orden transformador y un proyecto de dignidad para las humildes que se haga cuerpo en todxs y cada unx de lxs que luchamos por una sociedad justa e igualitaria. La lógica del feminismo es heterogénea, no pretende sustituir al otro (varon) que detenta el poder en esa realidad desigual, sino correr el eje de la centralidad que se posa en uno para que ese espacio lo ocupemos todxs.

Me acuerdo de un capitulo de GOT donde la hermosa Khaleese le dice a alguien “no quiero cambiar la rueda que mueve al mundo, quiero romperla”. Va por ahí: romper el eje, para crear uno nuevo. La política en femenino nos obliga a (re)pensarnos de nuevo y mejores, desde nuestras prácticas hasta el modelo de sociedad a configurar, donde la dominación sobre el Otro no sea la regla. Una lógica política de hermandad, un planteo social radicalizado, un mensaje que se mete por todos lados, una multitud llenando las calles, un planteo absolutamente opositor al macrismo, una voluntad decidida de justicia social. Creo que el efecto es superlógico, cada día va a haber menos pibas que no quieran salir a luchar. El destino imprevisto del mundo está en recomenzar el camino para recorrerlo con la mujer como sujeto.[ii]

 

 

[i] LONZI CARLA, Escupamos sobre Hegel, 1970, Primera edición en castellano: Editorial La Pléyade, Buenos Aires, 1975.

[ii] Idem.


You Might Also Like

1 Comentario

  • Panamá Revista |Romper el eje – Di-vagando says: 9 marzo, 2018 at 11:14

    […] a través de ROMPER EL EJE, PARA CREAR UNO NUEVO — Panamá Revista […]

    Reply
  • Dejanos tu comentario