07 / 09 | Política

¿QUÉ ES UN REFUGIADO?

Pamela V. Morales @Por Pamela V. Morales* ::  @pv_morales Doctora en Ciencias Sociales y en Filosofía, investigadora y docente universitaria. Especialista en refugio. 


Desde fines del siglo XIX, la existencia de refugiados tiene lugar en la comunidad internacional. Sin embargo, hizo falta una foto para que el mundo vuelva a preocuparse por ellos. Entonces surge la pregunta básica y fundamental: ¿Qué es un refugiado? Y también, ¿cuál es su relación con los mal llamados “migrantes ilegales” o “sin papeles” que golpean diariamente las puertas europeas en busca de una mejor vida o, mejor dicho, de algún tipo de vida posible? Para ser claros, un refugiado es un migrante. Pero, la comunidad internacional se ha empeñado en distanciarlo de la cuestión migratoria y ubicarlo en el entramado humanitario de las migraciones forzadas en las democracias modernas. Este distanciamiento esta institucionalizado jurídicamente en la Convención sobre el Estatuto del Refugiado celebrada en Ginebra en 1951. Allí se define al refugiado como aquella persona que huye de países donde su vida o su libertad se encuentran amenazadas por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas y no puede gozar de protección estatal en su país de origen o de residencia habitual.

Dicha protección internacional surgió para dar respuesta a los acontecimientos ocurridos durante el nazismo y el período de entreguerras. Pero, hoy con sus particularidades se vuelve a poner en entredicho el rol de la comunidad mundial y de las grandes potencias para dar respuesta a la movilidad de las personas y los procesos de exclusión y violencia que las ocasionan. Hoy, los flujos de refugiados se inscriben en una dinámica global de las migraciones y su gestión forma parte de los juegos políticos y económicos que conducen a cuestionar la conservadora distinción establecida entre refugiados y migrantes económicos. ¿Se podría afirmar que los conflictos que hoy producen desplazamientos masivos de personas son únicamente económicos o exclusivamente políticos?De lo que sí tenemos seguridad es que desde la década del 90, se asiste a un retraimiento progresivo de a protección de los refugiados como consecuencia de una interpretación restrictiva de la Convención por parte de los Estados quedando al descubierto la arbitrariedad con la que se decide quien entra a un territorio, quien recibe o no asilo.

Para entender un poco más esta problemática en la actualidad, hay que pensar que el refugio devino una práctica defensiva del Estado, protegiendo a los de adentro de los de afuera y, en este sentido, los refugiados se han convertido en una amenaza para el orden nacional e internacional. De ahí el fuerte vínculo que existe entre las políticas migratorias de los Estados y la violencia manifiesta implementadas por los países del norte.


Pero el problema aún es más complejo porque el refugiado, en tanto debe abandonar su país, ha perdido sus derechos como nacional, como ciudadano -aunque mantenga su nacionalidad- quedando en los márgenes de un mundo que otorga un lugar esencial y heroico al ciudadano. Despojado de esta condición en el país de origen e imposibilitado de alcanzarla en alguno de los países donde pide asilo, la pregunta que nos hacemos es ¿cómo se puede explicar el lugar de los refugiados en nuestro mundo global?

Históricamente, los refugiados han representado un (no) lugar, un déficit del sistema moderno de los Estados nacionales. Y para resolver su situación, la comunidad internacional creó una protección también marginal, como lo es el Estatuto de Refugiado. Su reconocimiento declarado por los gobiernos democráticos viene a cubrir esa fisura, pero a su vez reconoce el despojo que sufren estos individuos en relación a sus derechos, a su ciudadanía; se reconoce su exclusión de toda estructura política, sin poder continuar con una vida asegurada, familiar y vivible.

La ciudadanía, paladín de las democracias liberales, según la cual la integración y los derechos se basan en la pertenencia a un Estado y a una Nación, se vuelve inadecuada en un mundo caracterizado por la globalización y la movilidad. Crea situaciones en las que los individuos viven de forma duradera en países donde tienen pocos derechos y están privados de participar en la vida comunitaria de la que procede y en la que quizás residen. Es decir, situaciones de exclusión, de violencia extrema y extendida como la que viven los ciudadanos sirios, de desigualdad creciente demuestran diariamente la insuficiencia de los proyectos nacionales y comunitarios para dar respuesta a la migración forzada o no de las personas.

Esta situación que hoy quedó inmortalizada en la foto de Aylan evidencia que desde su concepción la protección de los refugiados se apoya en dos principios contradictorios: la soberanía de los Estados nacionales y la universalidad de los derechos humanos. Por un lado, los refugiados al ser perseguidos y forzados a huir invocan estos derechos, pero por otro, al ser migrantes, se enfrentan a las fronteras políticas que impiden su ingreso en cualquier territorio.

Sabiendo que el Estado posee la exclusividad de otorgar la protección a los refugiados, y que dicha práctica queda subsumida bajo un paradigma humanitario, ¿hasta qué punto la decisión sobre la vida de estos individuos que generalmente esta destinada a la muerte, a la marginalidad y a la discriminación –sin sanción alguna- se trata de un asunto a-político?

Sin duda, cuestionar, señalar y comprender las condiciones que hacen posible la situación de los refugiados en la actualidad es definitivamente un hecho político. Revertir las consecuencias de la práctica del refugio implementada por los Estados, también.


You Might Also Like

1 Comentario

  • NINGÚN NIÑO MUERE PARA CONVERTIRSE EN MEME | Panamá says: 8 septiembre, 2015 at 06:09

    […] “inundación de imágenes” (expresión típica de los estudios visuales que en este contexto de refugiados ahogados en el Mar Mediterráneo se vuelve trágica, irónica) rápidamente “conmovió” al […]

    Reply
  • Dejanos tu comentario