14 / 09 | Cultura, Política

POPULISMO Y REPUBLICANISMO


Es curioso lo que está sucediendo con la categoría de “populismo”. Tiene tres vertientes en la corta historia de la castellanización del término. Un breve repaso, para que se entienda a dónde queremos llegar.

Una de esas vertientes es la más aburrida e improductiva: el vocablo proviene del socialismo agrario ruso anterior a la revolución bolchevique. Lenin (que era serio, a pesar de usar barba candado) lo detestaba y la literatura marxista posterior lo homologó -especialmente durante el período post estalinista, cuando el Partido Comunista Chino expandió el maoísmo y puso en el centro del “sujeto histórico” a los campesinos; que habían sido duramente combatidos por los soldados rusos en los soviet y aún lo seguían siendo en las naciones satélites de las URSS- con el lodazal del lumpenproletariado, mezclado con las discusiones de Marx con Proudhon en torno al cooperativismo y el socialismo utópico. Aplicando con rigidez teórica esta vertiente, se puede arribar a la conclusión de que el populismo nace en Argentina, pero no con Perón ni Yrigoyen ni el panteón de Los Malos, sino cuando Urquiza le regala tierras de su propiedad a unos inmigrantes, negros e indígenas para que construyan una ciudad cabecera del socialismo agrario. La ciudad en cuestión -que comandó el Ministro de Economía de la gobernación entrerriana de Urquiza, primer y único ministro que no hablaba español (fue traído de Francia, donde las ideas revolucionarias ardían pero ya no quemaban)- aún sigue en pie. Si uno va y les habla del populismo de Urquiza se cagarían de risa. En cambio, si uno dijera que Rozas fue el primer populista, aunque en ese momento andaba matando indígenas con libertos para defender sus estancias privadas, fundando así la Campaña del Desierto- sería ovacionado.

"Urquiza le regala tierras de su propiedad a unos inmigrantes"

Compartir:

La segunda vertiente es inglesa: el aspirante a Lord, Ernesto Laclau, redefinió el vocablo ruso  Хождение в народ para el sensible paladar que consume charlatanería francesa. Le incorporó algo de la magia negra de Lacan y el trostkismo de Abelardo Ramos (especialmente, la reinversión de la categoría marxista de “bonapartismo” -como categoría procedimental, por cierto, aunque Marx, como escribía y analizaba bien, adjetivizaba esa categoría; Ramos la utiliza para analizar el primer Perón en un sentido parecido al de Rodolfo Puiggrós con Yrigoyen, Laclau la retoma de ahí y hace un menjunge).


Hizo una ensalada que en los 80 buscaba acercar la izquierda latinoamericana con el marxismo austrohúngaro, le fue para la mierda pero 30 años después en ATC lo verían como el Tío Tom del imperio que le da la razón a los que veían en el kirchnerismo la superación del peronismo. También les fue para la mierda, je.

Laclau había adaptado su categoría procedimental a una longitud identitaria, primero en busca del chavismo, que se mostró desinteresado (ya había alquilado intelectuales europeos para que doten el reinado democrático y petrolero de Hugo Chávez, con la elegancia que décadas atrás investía a un Kadafi, un Arafat) en un libro de 2005 donde hace de la incomprensión de su libro de los 80, una aceptación bastante demagógica y oportunista.

La tercera vertiente se mixtura con esta segunda, surgida también de un curioso malentendido: desde el eje anglosajón y su sistema becario se puso mucho entusiasmo en insultar la izquierda latinoamericana, mientras el imperio real andaba distraído invadiendo dictaduras en Medio Oriente. Como el sistema becario está integrado al sistema crediticio sudamericano y su producción intelectual (de ahí que algunos papanatas hablen de “empoderamiento”, “ONG” y demás anglicismos de nula productividad social) el vocablo populismo no tardó en verse, por la tilinguería pequeño burguesa “nacional & popular” como algo positivo. Incluso en España se puso de moda después porque la colección Primavera Verano llega más tarde allá.

"en España se puso de moda después porque la colección Primavera Verano llega más tarde"

Compartir:

En el camino, perdió su pergamino procedimental y adquirió una actitud identitaria. Ok. ¿Cuál es la identidad, entonces, del populismo?

Bueno, en Argentina  se usa de dos maneras: peyorativa, por parte de quienes no saben  cómo oponerse a la izquierda sin culpas; y valorativa, por parte de quienes aman ser reconocidos en el sistema becario inglés y buscan englobar la izquierda kirchnerista con quienes no lo son, pero diferenciándolos de la autodenominada izquierda, que hace la misma operación intelectual identitaria, solo que el vocablo izquierda no es procedimental sino analítico, pero la autodenominada izquierda la transforma en identidad para encontrar mecanismos de perpetuación sectaria.  No está mal. De algo hay que vivir.

Laclau tuvo momentos brillantes, especialmente en La Razón Populista, el libro fundador de esta saga que terminó de manera patética (con el propio Laclau dejando que el concepto pierda toda intensidad, transformado en identitario). El jugo que le saca a Lacan en la creación de la categoría “significante vacío” explica el entusiasmo de populistas y republicanistas por la asunción de estas categorías de origen procedimental a deriva identitaria: al ser un significante vacío, las oligarquías que dominan cada concepto marcan también lo que entra y lo que no en la categoría en cuestión. Derechos de autor en la escena política: un lujo que el poder puede darse. Porque el poder es -entre otras cosas- saber.

Así, ni los republicanos ni los populistas se atan a las normas procedimentales que esas categorías encierran y además, marcan el compás de qué es cada cosa: qué es republicano, qué no lo es, lo decide la oligarquía que domine el concepto. Totalmente lógico desde la política. Absurdo y delirante en el campo intelectual.

"una categoría de mayor precisión, historia y eficacia: desarrollismo"

Compartir:

La traducción del inglés filosófico de “ser” y “estar” ha traído históricamente muchas confusiones en las ciencias sociales de lenguaje español, que copian acríticamente categorías lejanas, pensadas para situaciones lejanas y eficaces en tierras lejanas. Como los republicanos añoran esas tierras lejanas que idealizan, se entiende su tontería. Más curiosa resulta en quienes se ven a sí mismos como Quijotes del antimperialismo. Tanto el populismo como el republicanismo son procedimientos, no identidades.

Se trata de procedimientos que ordenan los estamentos del Estado para la tramitación de sus conflictos. La diferencia es que el populismo articula demandas postergadas que no están contenidas en las normas procedimentales de una república dada. Por ejemplo, los desocupados en Argentina, que se agrupan en Movimientos Sociales porque el Derecho Al Trabajo que garantiza la Constitución es letra muerta. Pero como los desocupados son menos que los ocupados, se suman a, por ejemplo, la “Marcha Federal organizada por sindicatos de trabajadores ocupados. Se suman a cambio de que incorporen sus demandas. A esto se denomina “momento populista”. Si luego presentan una ley antidespidos, que es vetada por un ejecutivo que sin embargo aumenta el seguro de desempleo de $400 a $3.000, a esto se denomina “momento institucionalista”.

La tensión entre ambos momentos es constante, a veces predomina uno u otro, siempre están presentes -en diferentes grados- los dos.

La articulación del momento populista no es una sumatoria de demandas, sino que crea un “significante vacío” que contiene todas las demandas.

populismo

El populismo, a diferencia del republicanismo, no es antagónico con el liberalismo.  Más todavía, en la historia del liberalismo, el populismo ha contribuido más que el republicanismo al desarrollo del liberalismo y aún lo sigue haciendo, dado que el republicanismo puede funcionar incluso bajo monarquías que pueden, a su vez, contener “momentos excepcionales” que en lenguaje llano significa dictaduras. ¿O no son Repúblicas las dictaduras africanas, las monarquías petroleras de Medio Oriente, los protectorados británicos, etc.?

El republicanismo tiene un mismo recorrido de categoría procedimental a identitaria. Pero sería largo enumerarlo en esta misma nota. Lo dejamos para una próxima. Mientras tanto, un buen reemplazo del término “populista” en cuanto acepción identitaria, es una categoría de mayor precisión, historia y eficacia: “desarrollismo”.

"'momento populista', 'momento institucionalista'"

Compartir:


You Might Also Like

Comentarios

Dejanos tu comentario