24 / 03 | Poesía

LUCHA AMADA


Nunca pudieron ser normales
e incluso queriendo lo mejor
destruyeron por ansiedad su vida.
Compartida a través
de miles de estamentos.
(Había una casa construida en el viento
que nunca borrará las lágrimas caídas).
Pero a pesar de todo
prefirieron lo más simple
despertar y seguir
un plan trazado de antemano
sin ambición ni todo el rollo peregrino,
inconducente y desplegado,
comer, dormir, ir de la mano,
mirar también y ser mirados,
porque así de prepotentes
iban juntos.
Llevaban sus dos cuerpos
como uno,
y con material combustible
los cargaban
por miedo al aburrimiento
y nada dóciles
portando documentos incendiarios.
Fueron esclavos de sus pasiones
y a la aventura prepotentes lastimaban.
Creían encontrar
que todo por ajeno era posible,
revolución o muerte
intransferibles, viejo país
de la jornada, campo o ciudad,
qué importaría. Tenían armas,
estrategias, modos de sentir
casi irreales.
Buscando sacudirse
Igual que a un aerosol
pintando una consigna.
Suave laberinto de plantas trepadoras
o tremenda enredadera
(que se comió cualquiera).
Tierra del metro cuadrado del jardín
habitada por un grillo demente.
Estatua casual que yo y mis amigas
vimos levantarse con dolor y con certeza.
Qué superstición de infraestructura,
qué caldo de cactus y maleza.
¿Dónde están las fiestas del mañana?
¿Dónde se celebran los nuevos sacrificios?
Es de día en el pálido almanaque
donde un recluso pierde el tiempo
que se escurre entre sus dedos sin sentido
extrañando los ritos familiares.
Igual, ahora, por favor
no es obligatorio extraer de esto
una enseñanza,
ni tampoco un signo
acaso comprensible
para un grupo de iniciados
que sienten que en el polvo
queda una historia triste.
¡Argentina, Paraguay, Cracovia!
La moda del fusil y de la espuela.
Oh, tantos caballos propios de su raza equina.
Treinta calaveras, fémures,
costillas, en fin ese alfabeto
que nos falta.
Cuánto polvo de muñeco
había en el aire!
Cuánto sol y cuánto musgo.
Una ventana abierta
como un cine de pobreza y de verdad.


You Might Also Like

Comentarios

Dejanos tu comentario