11 / 07 | Política

LARRETA Y LOUSTEAU A LA FINAL


Marcelo Longobardi reta a Martin Lousteau en su programa de radio; le pide un acto patriótico y de pragmatismo, que se baje del ballotage porteño. Longobardi expone un argumento que define perfecto a la oposición “hace falta vocación de poder”. En el esquema mental del conductor radial el hecho de que Lousteau se baje del balotaje implicaría que Macri pueda capitalizar este triunfo para su campaña presidencial. Según las encuestas Macri es el único con chances concretas de disputarle el poder al panperonismo forjado detrás de Scioli.

La escena radial parece una reprimenda llena de deseos y esperanzas; todos los días AM Mitre hace oposición visceral y sentida desde la primera mañana hasta el mediodía. Es hermoso ver cómo tracciona el odio y la indignación, pero la radio se transformò en un gran lugar donde la gente oye lo que quiere oir. El pedido a Lousteau es bastante naif; el ideólogo de la 125 sabe que ser oposición en la ciudad con veinticinco puntos en primera vuelta no es lo mismo que serlo en balotaje, con diez puntos más y pura construcción de agenda. Porque lo que se olvida Longobardi es que la política primero es patrimonio personal, luego olfato de poder y por último altruismo.

En lo que va del año electoral los ejecutivos están siendo muy sólidos en las elecciones. La batalla cultural nos quiso vender que los medios pesan mucho en la conciencia del votante, pero para decirlo simple, diez cuadras de cloacas son una mejor publicidad de la representación del Estado y las políticas públicas que cualquier campaña de prensa y comunicación.


Es muy cierto que existen diferentes formas de gestionar el ejecutivo, también que el orden de prioridades cambia segùn el liderazgo polìtico, y que en esa trama hay espacio para identificar ideologías, pero a la hora de votar parece primar un cierto aire de supervivencia pura. Hay poco espacio para la esperanza de que la cosa pueda ser distinta o mejor, un dulce aire
de resignación parece espantar cualquier venta de cambio. Así funciona, parece decir el endorsement que está recibiendo la clase política. Los diagramas opositores pululan en explicar que ellos son mejores o que las cosas podrían hacerse mejor, pero el discurso hegemónico de que mejor no cambiemos tanto parece estar mucho más sólido. No es resignación, es
continuidad el mejor slogan para vender ejecutivos que representan.

Hace semanas que los golpes de agenda de los medios opositores no parecen afectar al escenario político electoral. Este pugilismo que no lastima muestra que los medios son simplemente un actor más en la vida pública, tal vez es hora de lamentar un poco tanta energía y tanto recurso en producir guerrilla desde medios oficiales cuando se podría haber ampliado un poco el
músculo de la reflexión desde el periodismo.

Pareciera ser que no se vota nuevos liderazgos más éticos y republicanos porque lo que está ganando es la continuidad de un Estado desordenado y acaudalado que funciona, como dice la canción de Él mató un policía motorizado, más o menos bien.


You Might Also Like

1 Comentario

  • Ramon says: 12 julio, 2015 at 04:37

    Que quisistes decir con “naif” ?…..(que idioma es ?) no comprendo la frase, te agradeceria que me lo aclares. Gracias.

    Reply
  • Dejanos tu comentario