20 / 04 | Mundo

LA VICTORIA FINAL DE CASTRO


I

Los Castro dejan el gobierno y la generación revolucionaria acompaña su salida. Ese apellido que signo los acontecimientos de la isla por más de 50 años se retira. El tiempo político cubano estuvo atado a un apellido que vinculó todas las tonalidades de un proyecto revolucionario y postrevolucionario. A Fidel lo asaltó la biología y a Raúl el tic tac de un mundo sometido a cambios profundos con serios impactos sobre la isla. Por suerte ya no tendremos que escuchar ese conglomerado discursivo “castrocomunismo” que había organizado la Guerra Fría en América Latina. No solo era horrible y poco sonoro, sino que no daba cuenta de los cambios que los Castro y sobre todo, aquellos que el “segundo Castro” había introducido a partir de 2006. Llegaron en 1959. Hoy “retiran” su apellido del gobierno con una hoja de ruta a futuro.

"Miguel Diaz-Canel, debe comprenderse como parte integrante de la estrategia reformista económica y social que ha iniciado Raúl Castro. Nada explotará ni se acelerará vertiginosamente con su llegada al gobierno."

Compartir:

Toda sociología política registra entre sus anotaciones el siguiente dato político: a los Castro no los sacó nadie. Se retiran indemnes. Ninguna “primavera” caribeña los obligó a salirse del gobierno y del poder. Había otros órdenes “comunistas” que habían logrado surfear la globalización. China y fundamentalmente Vietnam, a diferencia de Rusia, fueron grandes laboratorios políticos acerca de cómo pensar la postrevolución después de la caída del Muro. Nadie imagina en Cuba –por sus condiciones económicas, estructurales, historia política, etc.- una salida china o vietnamita, pero ambas abren la posibilidad de observar experiencias que lograron metabolizarse con el nuevo orden mundial e inclusive ser un jugador relevante en el mismo.


II

Los Castro se fueron y propusieron a Miguel Diaz-Canel como presidente (los votaron 604 de los 605 delegados). Un dirigente de 57 años que ya ejercía el cargo de Vicepresidente primero. Nacido después de la Revolución, no se corrió un centímetro de la trayectoria partidaria y del universo castrista. No proviene de la Sierra Maestra ni de Bahía de los Cochinos sino de la gran “incubadora” de cuadros que promovió el partido. Es parte de esos hijos que no ajustaron –hoy, por lo menos- cuentas con sus padres fundadores, sino que se inscribieron en la larga marcha de administraciones, idas, vueltas y reformas que se propusieron, tanto en el pasado como para el futuro.

"Por suerte ya no tendremos que escuchar ese conglomerado discursivo “castrocomunismo” que había organizado la Guerra Fría en América Latina"

Compartir:

Miguel Diaz-Canel, debe comprenderse como parte integrante de la estrategia reformista económica y social que ha iniciado Raúl Castro. Nada explotará ni se acelerará vertiginosamente con su llegada al gobierno. El largo brazo del Estado persistirá. El largo tiempo castrista fue pulso ferro, diagramación de una capilaridad política muy eficaz y la asunción de un pragmatismo reductor de demasiadas contingencias. El nuevo presidente deberá hacerse cargo del proceso que abrió Raúl en el 2007, que apuro con la visita del Papa Francisco y con el deshielo propiciado por la administración de Obama y, finalmente, que confluyó en los Lineamientos de la Política Económica y Social (2016-2021). Un nuevo consenso que articuló a las distintas miradas y grupos internos, que da por tierra a los partidarios del “igualitarismo improductivo” (como denominan a los partidarios de la vieja guardia), como a los “aperturistas sin planificación”.

III

Las reformas de los noventas que permitieron la inversión extranjera, principalmente en turismo, para salir de la crisis post caída del Muro y las nuevas expectativas que se fueron profundizando con la globalización fueron construyendo un nuevo mapa social cubano. Se fueron delineando nuevos actores, perfiles económicos, desigualdades, necesidades y oportunidades. Hizo más la globalización y la modernización inversora (dirigida) en el nuevo mapa social cubano que el bloqueo de los Estados Unidos. No es lo mismo lo que dispara una rutina de consumo o un deseo futuro –tanto en términos culturales y sociales- que la prohibición de los mismos.

fidel-díaz-canel

En 2007, un año después de asumir el gobierno, Raúl Castro convocó a un debate nacional. Fueron identificados los principales reclamos ciudadanos: insuficiencia salarial, el costo de los alimentos, el transporte, la vivienda y los lugares de ocio. Los mismos empujaban o indicaban la necesidad de introducir ciertos cambios económicos, pero no advertían sobre un profundo malestar en el sistema político. La mirada estaba más puesta en la resolución del mundo cotidiano –casi parte del repertorio cultural de lo que el proceso de individuación global suscita- que en los canales en que se construye la decisión y representación política. Había un exceso de representación política y poco “mercado”. El reclamo de pluralismo partidario no se exhibía como preocupación, como si el proceso acelerado de envejecimiento de la población, la austeridad cotidiana y el proceso migratorio.

"Toda sociología política registra entre sus anotaciones el siguiente dato político: a los Castro no los sacó nadie. Se retiran indemnes. Ninguna “primavera” caribeña los obligó a salirse del gobierno y del poder. "

Compartir:

Entre 2015 y 2016, el Papa Francisco y Barack Obama alientan las políticas del deshielo y acercamiento entre la isla y los Estados Unidos. Emerge como novedoso plan de acción los Lineamientos Social y Político que intenta combinar la preocupación social papal y cierta apertura económica que esperan los demócratas norteamericanos.

Esta hoja de ruta reformista que se ha formulado para el periodo 2016-2021 se proponía regular los “espacios no estatales” y estimular la capacidad económica. Además de mantener los logros sociales, la consolidación de la innovación científica, el aliento a la inversión extranjera directa, el desarrollo de empresas, el salario en relación con los objetivos logrados, la profundización del turismo, la planificación pública, el desarrollo de la agroindustria y de la industria son algunos temas claves. La mayoría de los temas planteados en el 2007 más el problema del envejecimiento poblacional persisten en este documento. Es un documento que integra los léxicos económicos contemporáneos. El viejo Castro trocó el lenguaje guerrero por el un moderno ministerio de planificación y desarrollo. A su vez, deja abierta la puerta para diversas integraciones y bloques regionales. El mundo, desde esta nueva óptica, se vuelve un territorio prometedor.

IV

Raúl Castro se retira a la conducción del Partido Comunista. A cuidar que la maquinaria funcione, que acompañe los cambios y que limite las contingencias que el mercado y la modernización pueden introducir en este proceso. Se va victorioso, con una sucesión controlada y con un país que necesita cambios pero que no clama con la protesta en la calle. Se va como se quiere ir cualquier líder de largo alcance. Salva su apellido con el orden conseguido. Se va, porque sabe que ya no va a volver.


You Might Also Like

Comentarios

Dejanos tu comentario