09 / 08 | Política

Generaciones


aborto 2 alta

 

(Fotos de Esteban Collazo)

Volvió la política. Y no es poco. Para una generación que se formó al calor de los días de diciembre de 2001 y del frío que dejó en muchos, es mucho. Es lo que todos esperábamos que apareciera, surgiera y naciera de vuelta, que se había derrumbado entre helicópteros, marchas y tragedias. Es lo que en algún momento iba a aparecer. Y apareció. Volvieron las movilizaciones. Volvieron los bombos. Volvieron los colores. Volvió la tensión de una votación legislativa. Volvieron los argumentos. También volvieron las irracionalidades. Hay una nueva generación que crece al calor de la política. Una nueva camada de jóvenes involucrados en esa cosa pública. Se interesa, lee, participa, opina, debate, se suma a organizaciones, va a las marchas, defiende una idea con ideas: hace política.

El debate por el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) corona un proceso que  se viene gestando en la última media década. Una generación de jóvenes convencidos de que el cambio se hace con política y desde la política. Una generación que dejó atrás el frío que vino después del calor del 2001. Es una generación que está convencida que el cambio político se logra con la ampliación de derechos. Más democracia no es solo más debate. La discusión está bien y ayuda. Pero democracia es más derechos y más igualdad. Es ampliación. Las leyes aprobadas en los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner sobre matrimonio igualitario e identidad de género son, por mencionar algunos ejemplos, los pilares sobre los cuales se ha ido construyendo un discurso amplio, integrador y transversal. La democracia es tal si más personas se sienten representadas, identificadas y protegidas en su diversidad. Y esta generación sabe que eso se logra con política.


"La democracia es tal si más personas se sienten representadas, identificadas y protegidas en su diversidad. "

Compartir:

Por eso volvió la política. El desafío es que se quede. El resultado negativo de la votación del proyecto IVE no es un freno. Es un continuemos. Hagamos más. La voluntad de esta nueva generación se chocó con el federalismo. Las instituciones avanzan más lento que los cambios generacionales. Eso le pasa a las revoluciones. Y esta revolución del ’18, como dijo Pablo Touzon, es la que nos tiene a todos ahí. Esta generación no me es ajena. No escribo desde afuera. Escribo cerca. Mi generación y la de mis amigos, los últimos que quedamos de la generación X y los primeros millennials vivimos que se vayan todos. Vivimos también la plaza vacía de los ‘90. Como nuestros padres confiaban otra vez y perdían de nuevo. Otra vez le poníamos el cuerpo a algo y no salía. Otra vez no servía para nada. Salíamos, pero teníamos que volver a la vida privada. No encontrábamos sentido público. Formarnos así solía doler.

Pero la nueva generación ve otra cosa. Los centennials son los primeros que nacen en la vida política y crecen con ella sin grandes fracasos. El primer encontronazo, como el de ayer, no los desanima. No hay espacio para tirar todo por la borda. Como dicen Mariana Mariasch y Celeste Abrevaya, no hay que guardar los pañuelos, hay que usarlos más. Si no existiera esta generación de veinteañeros que no vivió el que se vayan todos, la actitud hubiera sido la de siempre. Pero hay una cuota de esperanza, de que hay que seguir trabajando, cuando caminas por la calle y ves compromiso con colores.

"Los centennials son los primeros que nacen en la vida política y crecen con ella sin grandes fracasos."

Compartir:

Vemos esta generación todos los días. Aprendemos de ella y aprendemos de nosotros. De lo que pensamos. De lo que podemos pensar. Y de lo que tenemos que hacer. Es una generación que no discute lo que ya se discutió, sino que discute más. Discute nuevo. Discute el lenguaje. Discute identidades. Refuerza e innova en valores. Pone sobre la mesa temas que nunca imaginamos que íbamos a discutir. Eso también es democracia. Es una generación transversal a todo lo que conocíamos como política en la Argentina. Se nutre de la militancia partidaria, pero también se amplía y la expande. Es más que feminismo. Aprende de él, pero es más grande. Conviven personas de todas las procedencias, identidades y formaciones políticas. Encuentra los puntos mínimos de acuerdo. Y propone logros concretos alcanzables. Chocar con el bicameralismo no tiene que desalentar. Al contrario.

La nueva ola es una combinación de generaciones. La mía que vio frustraciones y la nueva que ve esperanza. Eso es política. Sigamos así, ampliemos y avancemos. Nos anima a seguir y a no bajar las banderas porque hay que sostener los brazos. Nos interpela a quienes somos jóvenes aún (pero que vamos para viejos) a abrir los ojos y los oídos.

"La nueva ola es una combinación de generaciones. La mía que vio frustraciones y la nueva que ve esperanza. "

Compartir:

La generación de los ’70 fue la revolucionaria. La de los ’80 fue la democrática. La de los ’90 fue la transparente. La nueva generación está tomando forma y se nutre de todas ellas. Aprovechemos esta construcción como una oportunidad de demostrar que lo que pasó en el 2001 fue único. Y será otro nunca más. Que no se vayan todos. Que se queden.

Vivamos la nueva generación. Porque algo cambió. Cambió la política. Nada está perdido. ¿Cuánto falta para llegar? No falta nada.


You Might Also Like

Comentarios

Dejanos tu comentario