21 / 09 | Política

EL CASO ROSA TOLEDO

Rosa Toledo falta de su casa desde el 6 de febrero del 2016. Su familia apunta a Cristian Gómez, su ex pareja, como el principal responsable de la desaparición. Los hechos no concuerdan. Los testimonios abren interrogantes.


Corre el mes de septiembre y se comparte por las redes sociales una convocatoria para exigir que se investigue sobre Rosa Toledo, gestora y activista feminista, que falta de su casa hace más de un año y medio. Encabeza el llamado Marta Azucena Molina, mamá de Rosa: “Convocamos el próximo lunes 18 de septiembre a las 11.00 horas a todas las compañeras y mujeres y comunidad en general, a las puertas de la UFI N°2 de Morón, a cargo del fiscal Capello, para una vez más exigir Justicia para Rosa Toledo. Las convocamos con pancartas y megáfonos para hacer un escrache a esta unidad fiscal machista y patriarcal que encubre, con su negligencia, al y los responsables de la desaparición de Rosa. No vamos a cesar en nuestro pedido al Estado que debe accionar todos los mecanismos para la aparición de nuestra compañera y no lo hizo hasta el momento”.

Rosa no está en su casa de Castelar desde el 6 de febrero del 2016. Los familiares apuntan a Cristian Víctor Gómez, su pareja, como autor de la desaparición de Rosa.

Las personas y los hechos


La noche del 6 de febrero Rosa desapareció de su casa. Cristian Víctor Gómez fue el último en verla. Luego de la denuncia que presentó la familia de Rosa en la UFI N°2 de Morón, Gómez declaró haberla dejado en la estación de trenes del lugar a las 2.00 a.m. y que Rosa se había ido sin decirle adónde. El mismo discurso tuvo Gómez con el hijo de Rosa, de 23 años, la noche de febrero.

"'No vamos a cesar en nuestro pedido al Estado que debe accionar todos los mecanismos para la aparición de nuestra compañera y no lo hizo hasta el momento'"

Compartir:

Por un mes no se supo nada de Rosa. Gómez manifestó que era habitual que Rosa se fuera de la casa por algunos días cuando tenían “temas de pareja”. No se siguió investigando desde la fiscalía y rechazaron la versión de los familiares.

Este año, por la presión de la familia y en compañía de Furia Feminista, la causa fue reabierta. En la casa donde convivían, el mismo día que desapareció Rosa, casualmente apareció un muchacho que alquiló la propiedad, dice Marta. Según Gómez, fue Rosa quien alquiló su casa. Según el inquilino, nunca vio a una mujer sino que a Gómez, que se iba a vivir con sus padres. Nosotros no creemos su versión. La verdad es que pensamos que él la mató y queremos que la justicia nos dé una respuesta y nos diga qué pasó con Rosa.

Imagen 1- Marta

El grupo Autoconvocadas por Rosa Toledo, conformado por los familiares de Rosa y agrupaciones feministas, busca una respuesta.

Marta

La última vez que vi a mi hija fue ese día que se fue de mi casa. Me dijo: tengo que ir a hablar con este, mañana vengo, dice, mami, mañana vengo. A partir de ese día, ella no apareció más. Después de unos días, me voy yo a una feria en Moreno, donde él trabajaba, y le pregunto: ¿Qué pasó con Rosa? Ahí me dice: su hija se fue, la dejé a las 2 de la mañana en Morón, se fue. Entonces hice la denuncia, lo citaron y él dijo que Rosa se fue por problemas de pareja. Y nunca apareció. Ella tenía muy buena relación con el papá, con una hermana que vive en Lezama y con una cuñada. Lo raro es que nunca se comunicó con nadie.

Había una camioneta que era de mi hija y cuando fui a la feria, la tenía él. Y después resulta que mi nieto busca en internet la camioneta y estaba para la venta. Después fuimos a la concesionaria que aparecía en internet y la camioneta ya no estaba, nos dijeron que la tenía él. Lo raro es que Rosa me dejó los papeles de la camioneta a mí y se ve que él quiso venderla. Cuando le dije esto al fiscal Copello, dijo que se la quedaba él, Cristian, porque tenía la cédula azul. Ese día que Rosa fue a mi casa,  me dijo que él estaba andando con otra mujer y que ella lo sabía. Eso fue lo poco que me contó.

Patricia

Patricia da un testimonio para un canal de noticias. Parece estar en la puerta de la casa. Se pregunta por su tía, duda, el discurso de Gómez no cierra, hay algo que parece raro. Aparecen testigos.

"se conformó el grupo Autoconvocadas por Rosa Toledo, que se moviliza por medio de las redes sociales y el territorio"

Compartir:

Le dijo a mi abuela que iba a venir y, bueno, no vino más. Entonces nosotros empezamos a llamarla y llamarla por teléfono y siempre nos dio apagado. A la semana nos atiende mi primo, el hijo de ella, y nos dice que ella se fue. Entonces mi abuela persiguió a Cristian  por todos lados para que le diga dónde está y él le dijo: se fue. Ella se quería separar de él. Le dijo a mi abuela: mirá, voy a hablar con él y mañana vuelvo. Y de ahí no vino nunca más. Con lo que dicen los vecinos, que esa noche hubo una pelea fuerte y gritos, más lo que dice el inquilino, que esa noche él estaba lleno de barro, pensamos que le hizo algo. Cristian nos dijo a nosotras que la dejó en la estación de Morón a las 2 de la mañana y a esa hora no hay trenes. Supuestamente, también, él se comunicaba con Rosa. Entonces mi abuelo le dijo que le dé ese número de teléfono, que quería hablar con ella. Le dijo que iba a ir a las 5 de la tarde pero terminó llegando a las 8 de la noche a la casa de mi abuelo y dijo que se le había mojado el teléfono. A pesar de las denuncias, nunca se movió nadie. Tuvo que aparecer Caro Abregú para que hicieran algo. Manejamos la hipótesis de que él le hizo algo porque, si yo te estoy acusando de algo, de dónde está tu mujer, no vas a dejar que venga la policía a tu casa y todo, vas a llamar por teléfono y le vas a decir: vení, presentate porque a mí me están haciendo terrible lío acá y yo no quiero estar metido en este problema. Pensamos que él le hizo algo. Lo único que queremos saber es dónde está.

Imagen 2

El Estudio Jurídico del abogado de Gómez

El 13 de septiembre, aparece un comunicado en la página de Facebook del Estudio Jurídico.

Estimados lectores: como consecuencia de los desafortunados e imprecisos datos respecto a la causa judicial como así también de los hechos publicados respecto al paradero de Rosa Toledo y a la supuesta imputabilidad de delito a su ex pareja (…) nos vemos en la obligación de informar que no surge de dicha causa que Cristian Gómez haya declarado haberla llevado a la estación de Morón como tampoco es cierto que Rosa estuviera por decirle a Gómez que sabía de su supuesto engaño, sino todo lo contrario, dicha pareja se encontraba hacía un mes separados (…).

Agregan que la misma Rosa Toledo había puesto en alquiler la propiedad y que manifestó a las personas de su círculo íntimo que se quería alejar.

La organización feminista y la búsqueda

Desde el espacio Furia Feminista, están organizadas para la búsqueda de Rosa. Marta llega a ellas por medio de unas personas que la ponen en contacto con la agrupación. Les cuenta que no encuentra a su hija y que la está buscando hace más de un año. La última vez que la ve, Rosa le deja el título de propiedad de la camioneta a su madre. Esa camioneta desaparece por un tiempo luego de que Rosa, supuestamente, abandona a su marido. Gómez manifestó, al principio, que Rosa se la había llevado, pero después la puso a la venta en una agencia, dice Carolina Abregú, miembro de Furia Feminista. La misma noche las y los vecinos comentan que vieron a Cristian guardando cosas en la camioneta y llevarlas a una cuadra de su casa donde hay una vía. Hay varios factores que comprobarían que Gómez se deshizo de ella. A su vez, en este tiempo nosotras vimos los registros de las tarjetas Rosa y ninguna tuvo movimiento desde ese 6 de febrero.

Hace un mes la organización feminista puso al desnudo, una vez más, la ausencia del Estado frente a las problemáticas de las mujeres. De esta manera, se conformó el grupo Autoconvocadas por Rosa Toledo, que se moviliza por medio de las redes sociales y el territorio. Todas las pruebas que las mujeres lograron reunir fueron presentadas al Fiscal Copello de la UFI N°2 de Morón.

El escrache, la respuesta

El 18 de septiembre se reúnen Furia Feminista y la familia de Rosa en la fiscalía de Morón para presionar y acelerar la investigación. Nadie las atiende. Finalmente, derivan a la madre de Rosa a Asistencia a la Víctima, en donde le dicen que puede presentar una queja por escrito si considera que la causa no está avanzando.

Imagen 3- Final

Habíamos convocado a varios medios, pero nos cubrió Crónica solamente. Éramos 20 mujeres afuera. Subimos 3 con la mamá de Rosa, porque sabemos que más no podemos ingresar. Allá arriba hicieron pasar solamente a la mamá de Rosa y no nos dejaron ingresar a ninguna de nosotras con ella, dice Carolina. Fue un momento tenso porque la mamá tiene derecho a pasar con una persona aunque sea. Marta es una mujer mayor y hay cosas que no entiende o le cuesta expresar. La cosa es que la fiscalía dice que recién desde julio tienen la causa. Esto es mentira porque desde siempre la tuvieron. Cuando se realizó la denuncia, le tomaron declaraciones al presunto femicida y ahí quedó, ellos cerraron la causa. Están haciendo las cosas mal. Según ellos hacen todo bien. Para nosotras, no. Siguen dejándole tiempo al presunto femicida. Lo de la camioneta se denunció. Tenemos la foto de que estaba a la venta. Es más, la subimos al Facebook. Recién ayer nos dicen de la fiscalía que Gómez presentó un 08 y que, supuestamente, tiene la firma de Rosa. Le pedimos a la secretaria del fiscal, porque Copello no apareció, que investigue y nos dijo: bueno, quieren que investiguemos, investigamos. Así fue. Mucha bronca.

La agrupación también solicitó un abogado, que tardó en llegar. Nos quedamos en el lugar hasta que llegó una abogada que subió con la mamá de Rosa a fiscalía. Hay que exigirle al fiscal que represente y se haga cargo de la denuncia de la mamá de Rosa. La va a tener que atender por las buenas o por las malas, agrega Carolina. Sabemos que la justicia es machista, patriarcal, etc., todo lo que vos quieras, pero es importante instaurar en la familia que, cuando uno tiene abogado, no se le soluciona la vida, sino que tiene otro problema, porque los abogados son terribles, finaliza.

La causa, al día de hoy, continúa abierta. Todavía no sabemos dónde está Rosa Toledo.

(Fotografías: María Paula Trotta)


You Might Also Like

Comentarios

Dejanos tu comentario