11 / 08 | Política

DE CAMPAÑAS INTRASCENDENTES


El consultor y publicitario Raúl Timerman acostumbra citar a Oscar Wilde: “Nada de lo que actualmente sucede tiene la menor importancia”.

Es un sabio consejo para quienes se dejan llevar por la agenda periodística a la hora de analizar la política y más que aplicable a la noche de cierres de campaña que se sucedieron todos con nulos niveles de audiencia.

Las de las PASO en las dos Buenos Aires fueron campañas quietas e inerciales, similares a las de 2015. A tal punto la chatura, que la movida política del año tuvo como protagonista a un candidato que pelea el cuarto puesto.


Tampoco en esta campaña hay algo que valga la pena ser destacado en las creatividades publicitarias de los principales candidatos. La verdad es que en la sobreoferta de los espacios gratuitos cada vez es más difícil hacerse notar.

Es falso que Cristina haya cambiado su estilo de hacer campaña. Al igual que en 2007 y sobre todo en 2011 le habló al individuo, apeló a historias de vida, evitó sobreexponerse y decidió no organizar actos de liturgia peronista. No es principiante en esto.

"en la sobreoferta de los espacios gratuitos cada vez es más difícil hacerse notar"

Compartir:

Las técnicas de comunicación se estandarizaron. Mandó la corrección. Salvo respectivos fallidos, ni Unidad Ciudadana ni Cambiemos se movieron de sus líneas estratégicas: polarizar en una sociedad que no está polarizada.

El resto fue menos claro y asertivo. Por eso nadie pudo hasta ahora interpelar al tercio de la población que no se deja representar por Macri ni por Cristina.

Así las cosas, el único pronóstico que me animo a hacer es que esta elección no va a influir en absolutamente nada de 2019. Una vez repartidas las bancas, los actores principales de la escena nacional seguirán siendo los mismos y representarán más o menos a las mismas personas que en 2015.

Tal vez se deberá revisar un poco la incombustibilidad de Vidal, si en efecto pierden la Provincia. Tampoco eso implica un gran cambio. Sea cual fuere el resultado, al peronismo le seguirá siendo más fácil recuperar la gobernación bonaerense que la presidencia de la Nación.

"ni Unidad Ciudadana ni Cambiemos se movieron de sus líneas estratégicas: polarizar en una sociedad que no está polarizada"

Compartir:

Difícil que haya sorpresas tampoco con los indecisos, salvo que se produzca una alta participación electoral. Los antecedentes no ayudan: las PASO 2015 tuvieron la menor asistencia a las urnas en una elección presidencial desde 1983.

Habrá que ver ahora, con Macri en el gobierno, a quién beneficiaría una eventual mayor cantidad de votantes en octubre. Dos años atrás, tanto él como Massa crecieron en votos y en porcentaje de las Primarias a la General.

Para tener en cuenta, el turnout bajo fue decisivo para Trump en 2016 (ver).

Por ahora la intrascendencia manda. Queda la duda de si hacia octubre alguno tendrá margen para correrse al menos un poco de su discurso y acercarse a algo más parecido a una mayoría. Eso sí sorprendería.

"al peronismo le seguirá siendo más fácil recuperar la gobernación bonaerense que la presidencia de la Nación"

Compartir:


You Might Also Like

1 Comentario

  • Balance, a mitad de camino | El blog de Abel says: 13 agosto, 2017 at 10:01

    […] en estos días, Juan Courel, un buen publicista, dice algunas cosas que entiendo acertadas: “Es falso que Cristina haya cambiado su estilo de hacer […]

    Reply
  • Dejanos tu comentario