16 / 03 | Mundo, Política

CAMBIO O PERMUTO SOCIALDEMOCRACIA POR ALGO QUE ME INTERESE


El primer ministro liberal conservador Mark Rutte, líder durante los últimos 4 años de la recuperación económica al frente del Partido Popular de la Libertad y Democracia (VVD), ha salido vencedor en las elecciones holandesas y, tras acordar con otras fuerzas, conservará el cargo. Eso sí, con tan solo 33 escaños propios.

El Parlamento holandés está formado por 150 escaños, lo que significa que Rutte necesitará al menos 76 diputados a favor para formar una mayoría y gobernar. En los Países Bajos se cogobierna, como sueñan Pichetto y Duhalde, desde hace más de 100 años.

El pirotécnico Geert Wilders, líder del PVV, prometía salir de la Unión Europea y ‘desislamizar al país’: erradicar las mezquitas, prohibir la venta del Corán, sellar las fronteras y aumentar la inversión en seguridad y defensa. Tras la victoria, Rutte declaró “hemos derrotado al populismo equivocado”.


Wilders, a quien las encuestas le auguraban la primera posición, aunque no el gobierno, pinchó en sus expectativas al conseguir 20 escaños —5 más que los que tenía— y acabó en segunda posición. Los progresistas liberales de izquierda (D66) y demócratas cristianos de la CDA, ambos parte del gobierno desde la década del 60, quedaron en tercer lugar con 19 curules cada uno. En cuanto lugar quedó el partido ecologista (GroenLinks), que con 12 diputados ha conseguido el mejor resultado de su historia, y en Amsterdam, histórico feudo socialdemócrata, la paliza del GL a PvdA fue contundente.

"En los Países Bajos se cogobierna, como sueñan Pichetto y Duhalde, desde hace más de 100 años"

Compartir:

Mark Rutte había anticipado que preferiría una coalición con Demócratas 66 y Llamada Democristiana (CDA). Necesitará 4 diputados más para llegar a los 76 necesarios. Candidatos no faltan.

Al menos un par de asuntos exteriores metieron la cola en estas elecciones.

Cuatro días antes de los comicios Holanda había expulsado a la ministra de Familia de Turquía y desatado fuertes protestas de turcoholandeses en Rotterdam. La ministra había viajado para un mitin político en busca del apoyo de la comunidad turca en Holanda en torno al referendo del próximo mes para ampliar los poderes del presidente Recep Tayyip Erdogan. Erdogan tildó a Holanda de “nazi”  y le cerró la embajada en Ankara.

Por otro lado, para esta cita electoral Holanda decidió retrotraerse en el tiempo y contar a mano los votos con el objetivo de protegerse de ciberataques. Parece ser que el voto electrónico no es tan fiable. “Ante los indicios de que Rusia puede estar interesada en influenciar en los comicios, habrá que recurrir al viejo lápiz y papel para contar los votos” explicó el ministro del Interior, Ronald Plasterk hace unas semanas.

Holanda vive una atomización política en desmedro de los partidos tradicionales: 28 partidos se presentaron a estas elecciones, récord en 8 décadas. La Cámara Baja se elige por representación proporcional en un distrito único de alcance nacional, por ello cualquier partido que logre el 0,67% de los votos —unos 60.000— consigue un escaño. De los 28 que se presentaron, 12 entraron al Parlamento, entre ellos otro partido de extrema derecha, el FvD

La “amenaza” para “los valores” nacionales que supone la inmigración procedente de países musulmanes es la principal preocupación para el 86% de los electores, según una encuesta de Ipsos realizada en la previa. Y la mayoría argumenta que “ya no cree en los partidos tradicionales” para hacer frente a dicha amenaza.

"Rutte declaró 'hemos derrotado al populismo equivocado'"

Compartir:

Fue la presencia de Wilders lo que hizo de estas elecciones algo trascendente para el mundo. Todos estábamos expectantes del nuevo capítulo de “la era de la furia” global. El teatro de operaciones de la lucha entre las viejas clases medias occidentales y nuevas clases medias de países emergentes se da también en el propio corazón de Occidente.

Sin embargo, el dato más sobresaliente de la jornada acabó siendo otro: el partido socialdemócrata (PvdA) obtuvo el peor resultado de su historia, solo 10 escaños, cuando en 2012 había obtenido 38. Y la otra noticia significativa ha sido la participación: de los 13 millones de personas habilitadas para votar, lo hicieron el 82%, récord desde 1986.

Los Países Bajos han sido la prueba piloto antes de las elecciones de Francia de abril (primera vuelta) y mayo (ballotage).

Puede que Le Pen gane en la primera pero es esperable que Macron la aplaste en la segunda. Efecto Menem 2003. Todos contra Le Pen. El ya conocido techo bajo del Frente Nacional.

"La socialdemocracia europea del siglo XX is over"

Compartir:

Macron es europeísta, reformista y liberal de la ancha avenida del medio, “ni de derecha ni de izquierdas”. Las similitudes con Albert Rivera no son pocas. Pero al galo el destino le está conspirando a su favor, a saber: el “Penelope Gate” destrozó las (altas) chances del derechista François Fillon, y el batacazo en las internas socialistas del ala izquierda (Hamon) sobre el centrista Valls, derrumbó las chances de unos socialdemócratas ya de por sí vilipendiados por la gestión Hollande.

En España el PSOE celebrará su congreso los días 17 y 18 de junio. La candidata del aparato Susana Díaz podría sufrir el mismo destino de Valls. Algunas encuestas dicen que el casi cadáver político Pedro Sánchez podría resucitar tras encontrar un hueco en la izquierda del partido y alcanzar un triunfo apabullante. El asunto es que votan las bases sociatas. Los mismos que le dieron el laborismo a Corbyn. Un amigo que conoce bien la cocina del PSOE me advierte “el dilema bases/aparato es artificial en un partido envejecido y ruralizado. En la interna votan cuñados de concejales, gente así”. Si se equivoca, si gana Pedro, solo Dios sabe dónde acaba el PSOE.

El Pasok griego fue la premonición. La socialdemocracia europea del siglo XX is over. Quizás su tarea esté concluida.



You Might Also Like

Comentarios

Dejanos tu comentario